Destacadas

Obispos de Chile y Bolivia bendicen una casa para migrantes en la frontera

En la fronteriza localidad boliviana de Pisiga, cerca de Colchane, en el interior de la Región de Tarapacá, obispos de Chile y Bolivia reafirmaron la hermandad de ambos países al reunirse para bendecir una casa de acogida para migrantes que atienden las Hermanas de la Caridad. La celebración tuvo lugar, el pasado jueves 29 de septiembre, en la localidad boliviana. Invitados por el obispo de Oruro, monseñor Cristóbal Bialasik, participaron los obispos de Iquique y Arica, los monseñores Guillermo Vera Soto y Moisés Atisha Contreras.

Las comunidades altiplánicas recibieron con gran alegría y esperanza la apertura de la casa que hospedará migrantes de distintos países de la región. El obispo de Iquique, monseñor Guillermo Vera Soto, destacó que “fue un momento muy fraternal de encuentro el poder compartir con los hermanos obispos de Bolivia, Oruro y Arica la bendición de esta casa de hospitalidad para migrantes, no solamente de los dos países (Bolivia y Chile), sino para todas las nacionalidades”.

Monseñor Vera enfatizó que “lo que hemos vivido en esta ceremonia en Pisiga, justo muy cerca de Colchane, es la fraternidad entre nuestros pueblos. Agradezco la invitación que nos hizo a monseñor Moisés Atisha y a mí, el obispo de Oruro junto con otros obispos bolivianos que quisieron compartir este momento de unión”.