Internacional

Laurence Rossignol: “las webs provida “manipulan” y dan “información sesgada””

El Senado francés rechazó debatir para este martes 4 de octubre, por improcedente, un reglamento que proponía la Ministra socialista de Familia y Derechos de la  Mujer: consistía en una nueva normativa para multar y criminalizar las webs que traten de convencer a una mujer para que no aborte, con castigos de hasta 2 años de prisión y multas de 30.000 euros.

La Ministra de Familia, Infancia y Derechos de la Mujer, Laurence Rossignol, asegura que las webs provida “manipulan” y dan “información sesgada” por Internet y quiere limitarla. Puede que el proyecto que el Senado ha rechazado ahora ella lo intente relanzar por otras vías, pero la legislatura del actual Gobierno socialista está en su tramo final y probablemente no le dé tiempo. Ella se queja de que “lobbistas y activistas” y “senadores que se oponen filosóficamente a la interrupción del embarazo” han bloqueado su normativa.

Restricciones al trabajo provida desde 1993
De hecho, en Francia, donde el aborto es gratuito en la Seguridad Social hasta los 12 meses, ya hay normativas contra las “maniobras psicológicas y morales” para dificultar el aborto desde 1993. 

La normativa de los años 90 ya incluye multas altas y penas de prisión, pero en la práctica casi nunca se han aplicado y cuando se hace suele haber escándalo. Un caso reciente que se hizo famoso fue el del anciano pediatra jubilado Xavier Dor, de 84 años, castigado en 2013 con una multa de 10.000 euros por mostrar unas botitas de bebé tejidas de punto a una mujer en un centro abortista de la patronal Planned Parenthood en París.

¿Demostrar “presiones” por leer una web? 
La nueva propuesta de Rossignol, sin embargo, usaba expresiones más amplias -y preocupantes- contra cualquier tipo de “presión”.   Con Internet resulta difícil “demostrar” que una mujer, al visitar una web fue “presionada” para no abortar.

El gobierno del socialista François Hollande está muy molesto por webs comowww.ivg.net que dan información científica sobre los efectos perjudiciales del aborto en la mujer (síndrome postaborto, relación con trastornos mentales y de salud, daños para la fertilidad posterior, daños en la relación de pareja y en la familia, etc…).

Al principio contraatacó creando sus propias webs oficiales de propaganda pro-aborto, incluyendo contactos para pedir cita para abortar. La web oficial del gobierno para promover el aborto insiste en decir, por ejemplo, que no existe el “trauma post aborto”, aunque “algunas mujeres”, admiten, pueden tener una mala experiencia.  

Los activistas siempre serán más creativos
Sin embargo, la misma ministra explica en una entrevista por qué ve necesario multar y hostigar: la información oficial no funciona.

La comunicación oficial nunca será tan buena como la comunicación viral. Los activistas de lo que sea siempre son mejores para inventar consignas que las campañas gubernamentales del Estado. La creatividad y la combatividad se llevan bien, aunque se trate aquí de una militancia que desapruebo. Nosotros, por ejemplo, no podemos usar palabras en inglés”, lamenta la Ministra.

Un ejemplo extremo es la web “Afterbaiz”, que es grosera, irreverente, explícita, usa palabras soeces y lenguaje juvenil, con imágenes divertidas y buenos diseños, con  ambiente a la vez pop y contracultural, y critica la anticoncepción y el aborto. Se ha hecho viral por lo mismo que se hacen virales los chistes groseros. Pero ataca al aborto, al sexo sin compromiso y llega a los jóvenes.