Oruro

Obispo pide a bolivianos y autoridades involucrarse más en atención a enfermos

( La Paz / Bolivia)  El Obispo de Oruro (Bolivia) y responsable de la Pastoral de la Salud del Episcopado, Mons. Cristóbal Bialasik, instó a los fieles y autoridades a involucrarse más en la atención de los enfermos, viendo en ellos el rostro de Cristo y brindando estructuras sanitarias que sirvan de ayuda y apoyo.

“Quienes están al servicio de los enfermos, y cerca de ellos deben alentar a renovar con entusiasmo su misión”, expresó el Prelado en su mensaje para la Jornada Mundial del Enfermo 2013 que se celebrará el 11 de febrero.

Mons. Bialasik explicó que “el amor no consiste solamente en conmoverse ante la miseria del otro. Más que ‘hacer una caridad’, es necesario amar a Dios presente en mi hermano y arriesgarse sin reserva ni cálculo, sirviendo al prójimo, así lo hizo el buen samaritano”.

“Lamentablemente muchas veces los que aparecen como funcionarios no saben amar. Por eso en primer lugar necesitamos aprender a amar y servir a nuestro prójimo”, añadió.

El Prelado recordó que “a Jesús podemos encontrar y reconocer en cada persona, pero especialmente en lo enfermos, en los que sufren y en los que están en dificultad, que necesitan nuestra ayuda. No podemos quedarnos indiferentes con ellos. Debemos crear puentes de amor y de solidaridad, para que nadie se sienta solo y abandonado, sino cercano a Dios y parte de la gran familia de sus hijos”.

En ese sentido, exhortó a los fieles a consolidar en cada parroquia “las Comisiones de Pastoral de la Salud, con una orientación y animación espiritual específica; promoviendo que los adultos y jóvenes colaboren y estén cerca de los enfermos del barrio, de un hospital, de un dispensario, con una entrega solidaria y con un compromiso de fe y caridad”.

“Confiamos también que las autoridades puedan hacer mucho por los enfermos y ancianos, con estructuras sanitarias que sirvan de ayuda y apoyo a los que sufren, sobre todo a los más pobres y necesitados con lugares que los reciban con disponibilidad y afecto, para brindar los cuidados debidos a una persona enferma y necesitada”, añadió.

Finalmente recordó que la fe sin obras está muerta y pidió que la Virgen María proteja y alivie a los que sufren cualquier mal.