Santa Cruz

Obispo Auxiliar de Santa Cruz expresa preocupación por conflictos sociales y exhorta a buscar acuerdos

Durante la homilía dominical desde Santa Cruz la iglesia ha expresado su preocupación por la falta de entendimiento que existe entre sectores sociales que se encuentran movilizados. Pidió una vez más generar un dialogo serio para encontrar acuerdos por el bien común de todos y “no solamente palabras o promesas que a veces juegan a una pulseta sino respuestas que produzcan frutos de bien, armonía, entendimiento y paz para nuestro país”.

En medio de una serie de conflictos sociales que se vive en Bolivia y ante el anuncio de masificar las huelgas, marchas, paros y bloqueos en esta semana la iglesia este domingo exhorta a los involucrados en estas acciones que junto a los responsables de gobernar el país puedan encontrar respuestas claras, justas y sinceras por el camino del dialogo y así encontrar la meta final que sean acuerdos de bien común para todos.

Así lo manifestaba esta jornada dominical monseñor Stanislaw Dowlazewicz, Obispo Auxiliar en la arquidiócesis de Santa Cruz que también refirió la situación de la marcha del TIPNIS.

Manifestó la preocupación por la ausencia de diálogo entre hermanos y las actitudes negativas que se observan como el impedir que la marcha pase por alguna comunidad o no dejar que los marchistas puedan ingresar a la iglesia del pueblo para participar de la misa.
“Reafirmamos que los pueblos indígenas como todos los sectores tienen derecho a expresar libremente y con medios pacíficos como es una marcha, sus legítimas aspiraciones, esperamos que se eviten iniciativas que busquen dividir a los mismos pueblos provocar enfrentamientos y fundamentalmente falsear la verdad”, dijo recordando el último mensaje del episcopado sobre el TIPNIS.

En su catequesis refiriendo las lecturas bíblicas se planteó lo siguiente: ¿qué significa permanecer en Cristo y dar fruto?

Este quinto domingo de Pascua se presenta un desafío grande y algo incomodo para el creyente: dar frutos coherentes con la fe que se profesa y dar el testimonio de vida en acciones concretas.

“Cristo señala las exigencias de ser su discípulo y a veces nosotros las evitamos porque es más fácil movernos entre ideas y palabras y quedarse en ellas…hemos aprendido a evitar la verdad y cada mal comportamiento se justifica con palabras de explicación que puedan tranquilizar la conciencia”.

Parafraseando el evangelio se dijo que la fe unida a Dios es la que produce frutos y esos frutos se pueden ver y compartir; por eso es tan importante permanecer en Cristo, sin la presencia de Dios en la vida el creyente es como un gajo seco que no produce frutos y no sirve para nada.

Monseñor Dowlazewicz enfatizó que no es posible ser discípulo de Cristo si los frutos que cada uno ofrece son mentira, burla, acciones de doble moral, egoísmo, orgullo, desprecio al hermano y a Dios; “estos –agregó- son frutos amargos que no sirven, permanecer en la verdad significa desenmascarar todas las mentidas y falsedades personales, sociales en la familia, la iglesia, la política”.

Recordó a la comunidad que ninguna palabra o acción piadosa es válida si no es visible con el testimonio y compromiso en la realidad y den fruto.

“Pedimos tener fe y perseverancia para realizar nuestras tareas y responsabilidades con nuevo ardor, con nueva dedicación, para que dejemos la herencia de fe para las próximas generaciones”.


por: Carmen Delicia Bocángel