Cochabamba

Nuestra Señor de los Ángeles, patrona de Melga Cochabamba

A 35 años de su construcción el Santuario de la Virgen de los Ángeles o Virgen de Melga, ubicado a 15 kilómetros del municipio de Sacaba, se mantiene imponente en el cantón de Ucuchi. Está hecho de piedra y mármol y destaca por un altar de características únicas.

El templo guarda la imagen de la Virgen de los Ángeles encontrada hace más de 130 años. La festividad en devoción a la Virgen comienza este mes. Este 11 de octubre se realiza el convite y el 18 de octubre, día central de la festividad, se espera recibir 10 mil peregrinos.

El santuario que se ve desde la carretera que une a Cochabamba con Santa Cruz fue construido por el sacerdote italiano, Alberto Nícoli, quien llegó a sentir gran admiración por Melga. Otro motivo para realizar la edificación fue que el antiguo santuario quedó pequeño.

El 90 por ciento del material fue traído desde Italia. La iglesia tiene tres espacios: el santuario, un espacio para restos y la bóveda central, contó el párroco del Santuario de Melga, Ramiro Rojas.

El santuario está hecho de piedra y resguarda la roca donde apareció la Virgen de los Ángeles y su réplica de yeso. La figura está rodeada de flores, velas y tiene prendidos billetes que le dejan los devotos en agradecimiento por interceder en sus momentos de angustia.

En uno de los extremos está un espacio donde descansan los restos del sacerdote Alberto Nícoli. Aunque falleció en Italia su deseo fue descansar en Melga y fue traído a este lugar. En el sitio también están sepultados cuatro integrantes de la familia Tardío Urquidi, conocidos terratenientes que cedieron parte de sus terrenos a la iglesia. También está enterrado el “Tata Santiago”, que según la tradición vio la aparición de la Virgen, está junto al Santo Sepulcro.

La bóveda central se destaca por el techo con figuras cuadras de madera y otros en forma de estrella, que son una alegoría del vínculo entre el cielo y la tierra.

Entretanto, el altar es similar al del Vaticano, en Roma. Un detalle único es el Sagrario, donde se depositan las hostias para la comunión, que está encima del altar con un sistema que permite que baje y suba, dijo el párroco.

La tradición comenzó hace 130 años durante la Guerra del Pacífico, cuando el “Tata Santiago” fue por leña al triguero, a dos kilómetros de Melga. De pronto resbaló y en la caída se sujetó de una piedra que tenía la imagen de la Virgen.

El “Tata” rezó el Ave María cuando salió una luz y una voz le dijo: “Lleva la piedra a tu casa, será signo para que mi hijo Jesús bendiga a los humildes. Soy la Virgen María Reina de los Ángeles”.

La festividad comienzó ayer con el convite y continúa el 17 con la entrada folclórica. El 18 se realiza la misa central a las 11:00 y el 19 el calvario, donde se realiza una escenificación de los combatientes de la Guerra del Pacífico.