Sucre

Niño muere en Alcalá y suben a cinco las víctimas por riadas

EN LO QUE VA DE FEBRERO, EN CHUQUISACA. 

En el país, más de 15 mil agricultores perdieron sus productos a causa de las lluvias. 

Las lluvias continúan azotando a las familias bolivianas. En lo que va del año, en Chuquisaca se registró la quinta víctima producto de riadas; el jueves, en el municipio de Villa Alcalá un niño de siete años fue arrastrado por la crecida de las aguas en una quebrada en el poblado de Poma Mambillo. Mientras que en el país hay 14.598 familias agricultoras damnificadas.

El jueves 14 de febrero, al promediar las 16:00, un niño de siete años estaba cruzando la quebrada en la localidad de Poma Mambillo del municipio de Villa Alcalá y fue sorprendido por la crecida de las aguas que se lo llevó por más de dos kilómetros.

El subcentral de Alcalá, Benito León, narró que los pobladores se comunicaron y con la ayuda de mallas lograron rescatar al niño ya sin vida.

El niño era hijo de la profesora Juana A.; de este hecho se salvó una niña que se quedó cincuenta metros atrás del fallecido.

En el mes de febrero se produjeron dos riadas, la primera el domingo 10, en Presto, donde cuatro personas fueron arrastradas por el río Zudáñez; la segunda, el jueves cuandouna quebrada arrastró a un niño de siete años, haciendo un total de cinco personas muertas en 15 días del segundo mes del año.

CULTIVOS

Según el reporte de León, en el municipio de Villa Alcalá 17 comunidades fueron afectadas por las constantes lluvias.

Los sembradíos de papa son los más dañados, mermando la producción en un 80% y tan sólo el 20% saldrá al mercado.

Otro producto afectado es el poroto, que se perdió por las constantes lluvias en la zona.

Un decreto del gobierno departamental declaró en emergencia a Chuquisaca el 30 de enero, porque 18 de los 29 municipios fueron damnificados por las lluvias.

Los datos reflejan que 168 comunidades, miles de familias están damnificadas, 5.162 hectáreas fueron, equivalentes al 70.57% de daños causados a escala nacional.

Uno de los municipios más afectados es Las Carreras, en la región cinteña, con nueve comunidades dañadas por el río San Juan del Oro; allí hay 329 familias damnificadas, 260 hectáreas castigadas y se reporta la pérdida de un 90% de los sembradíos de cebolla y zanahoria estimada en unos Bs 14 millones.

Damnificados

6.297 familias son las afectadas por las lluvias en Chuquisaca, donde rige un estado de emergencia.

Defensa Civil lista para los desastres

El viceministro de Defensa Civil, Oscar Cabrera, reportó la existencia de 9.700 familias damnificadas por las inundaciones y deslizamiento de tierra en cinco departamentos del país, los cuales reciben la cooperación del Gobierno en cuanto a vituallas, carpas y alimentos.

La autoridad indicó que los desastres naturales también afectaron a los departamentos de Santa Cruz, Beni y parte de la Amazonía; sin embargo, la atención se centra en la región occidental, donde está el mayor número de familias damnificadas.

“Tenemos 9.700 familias en todo el país de los cuales la mayor afectación es el departamento de Chuquisaca y así sucesivamente Potosí, La Paz, Oruro, Cochabamba, todos estos departamentos han sido los más afectados y es por eso que estamos movilizados y dando mayor importancia a todas estas familias que están sufriendo las inclemencias de los fenómenos climatológicos”, manifestó Cabrera.

La tarea principal del Viceministerio de Defensa Civil es precautelar las vidas humanas, en ese sentido “tenemos vituallas, alimentos, herramientas menores y contamos grupos de rescate para movilizar”, acotó. ANF