Santa Cruz

Nicolás Castellanos: El MAS tiene que sacudirse esa afrenta de que favorece al narcotráfico

Nicolás Castellanos, obispo emérito de Palencia, afincado en  Santa Cruz de la Sierra, escribe sobre el nuevo gobierno del MAS.

Felicidades, Presidente de todos los bolivianos. Ganó Bolivia, la democracia. En un ambiente tranquilo, democrático, se votó en libertad y ganó limpiamente. El MAS volvió a ganar, por un porcentaje que nos recuerda su primer triunfo. Pero que no ocurra con aquel triunfo de Evo Morales que sembró Bolivia de esperanzas, que luego no cuajaron todas.

Resaltamos algunos aciertos, las políticas sociales redistributivas. Efectivamente la mejor distribución de la riqueza para quienes nunca recibían nada (Bonos Juancito Pinto, Juana Azurduy y Dignidad). Tanto seguidores como opositores reconocen la incorporación indígena de occidente en la toma de decisiones. En cambio, no se sienten reconocidos los indígenas del oriente: Guarayos, guaraníes, chiquitanos, mojeños, trinitarios. Se cuida la inclusión de los sectores marginados. El control estatal de los hidrocarburos, permitió la estabilidad económica.

Se dio un rápido crecimiento económico del país, impulsado por las exportaciones de gas, que había nacionalizado y por la bonanza económica. Pero Evo Morales, que pudo pasar a la historia como un gran estadista incurre en esa política, frecuente en la izquierda corrupta, anticonstitucional, represiva, sin libertad de expresión, sin respetar la independencia de poderes y quererse perpetuar en el poder y con sus prácticas antidemocráticas y totalitarias.

El 18 – X – 2020 nace una nueva Bolivia, moderna, progresista, libre, sin pobres,
plural, reconciliada, implicados todos en buscar el bien común. Los retos del nuevo gobierno son múltiples, inaplazables.

Lo primero de todo, reactivar la economía que golpea a todos los bolivianos. Para ello crear políticas sociales y educativas para mejorar la educación, salud, acabar con la pobreza, y eso se consigue creando puestos de trabajo, que desaparezca ese 60% a 70% de trabajo informal.

Escuela para todos, porque todavía existen unos 500.000 sin escuela y que en el Altiplano no tengan que andar 4, 3, 2, 1 hora para ir a la escuela, según la distancia de la comunidad. Y en esas mismas comunidad de Coro Coro, los tres meses de sequía para beber agua las personas y los animales tienen que andar cuatro horas, dos de ida y dos de vuelta.

También implicaría acabar con ese 13% de bolivianos que viven en extrema pobreza y ese 37% que viven en situación de pobreza. En este capítulo tendrán que promover la cultura y el turismo, con todo lo que lleva de mejorar la red hotelera, de carreteras y ferrocarriles.

“Todavía existen unos 500.000 sin escuela y que en el Altiplano no tengan que andar 4, 3, 2, 1 hora para ir a la escuela, según la distancia de la comunidad”

Suprimir ese número exagerado de feminicidios, infanticidios, homicidios que ocurren todos los días, así como los embarazos de preadolescentes y adolescentes. En Santa Cruz de la Sierra, se dan 41.000 embarazos al año y en los 4 primeros meses de pandemia, en Bolivia se dieron 90 embarazos al día. Esto exige mayor inversión en educación y en salud.

Integración plena de los indígenas, movimientos sociales e implicación de todos en la cosa pública, cada uno desde su ideología. Y en esta misma línea, la integración cultural boliviana de La Paz y Santa Cruz de la Sierra, del Oriente y del Occidente.

El MAS tiene que sacudirse esa afrenta de que favorece al narcotráfico. Entonces, corrupción y narcotráfico cero y recuperar las relaciones internacionales.

Pedimos al nuevo Presidente que tome en cuenta a las Fundaciones, ONGs, Asociaciones que trabajan a fondo perdido por devolver al pobre su dignidad y promoción integral a través de la educación y acabar de una vez con la pobreza, ignominia de Bolivia.

La solución a todos estos males de nuestra Bolivia enferma, nos la da el Papa Francisco en la encíclica “Fratelli tutti”, y es la “Fraternidad”. Y no hay otro camino. Entonces integración de todas y todos los bolivianos y juntos diseñar una Bolivia moderna, plural, justa, habitable para todos. Que cantemos a pulmón lleno “Viva mi Patria Bolivia”.

Nicolás Castellanos

Carta publicada en Religión Digital

imagen de archivo