Sucre

“El que tiene y el que no tiene valen lo mismo, sigamos luchando por un país con justicia social” – Monseñor Centellas

Mons. Centellas Eucaristía Domingo XXX

La Eucaristía dominical es una oportunidad para alimentarnos de la palabra de Dios. Y hoy de manera muy sintética y clara, Jesús a través del diálogo con los fariseos, un grupo radical y entendido en el estudio de la Biblia, intentan hacer quedar en ridículo a Jesús preguntando sobre el mandamiento más importante de la Biblia, teniendo en cuenta que ellos tenían 614 mandamientos.

En la homilía de este 25 de octubre el Arzobispo de Sucre, exhorta a seguir  luchando y rezando por un país con  justicia social, que cada Boliviano sea respetado como tal: INCLUSIÓN SOCIAL. “El que tiene y el que no tiene valen absolutamente lo mismo,  este es el desafío que nos hace falta y por eso tenemos que rezar con insistencia y convencernos que si no somos capaces de respetar toda condición humana y a cada persona, seguiremos complicándonos por cuestiones pasajeras y por cuestiones superficiales”, añadió.

Homilía Mons. Ricardo Centellas

Arzobispo de Sucre

Domingo XXX Durante el año

Amar a Dios y amar al prójimo como a uno mismo

Jesús les dio un resumen fantástico y una enseñanza muy grande para nuestra vida. Nosotros los humanos somos campeones en complicar nuestra vida, cuando la vida es sencilla, pero la vida es sencilla cuando hay claridad, cuando se respetan los principios humanos y al no ser capaces de respetar la naturaleza humana entonces ahí se complica la vida. No somos capaces de respetar lo básico, lo elemental, lo personal a nivel familiar y, por supuesto, a nivel social. A lo largo de esta semana reflexionemos.

¿Qué nos pide Jesús con este mandamiento?,

Respetar al hombre como tal, varón o mujer, niño o anciano, es elemental. Respetarnos a nosotros mismos, a Dios y a los demás.  Pensemos cómo podemos simplificar nuestra vida y no seamos artífices en complicar nuestra vida y la vida de los demás . 

Fratelli Tutti: “Sobre la fraternidad y la amistad social”

El Papa en su última Carta nos habla de que al mundo actual le falta la amistad social, la fraternidad universal. Que por encima de cuestiones políticas, culturales, regionales, de cuestiones de credo, por encima de cuestiones humanas, SOMOS  HERMANOS, SOMOS HUMANOS y como humanos, por nuestra condición natural estamos llamados a comprendernos y caminar juntos.

El mundo actual

Pero veamos la vida del mundo. La vida de nuestro ambiente social no es así. Hay mucha violencia, mucha confrontación, atentados a la vida humana, pero todo porque nosotros no sabemos respetar al hombre como tal, la condición humana. Hoy pidámosle a Dios que nos infunda su espíritu, que nos llene de su vida porque lo único que nos enseña Dios es amarnos y para amarnos tenemos que ser capaces de respetar a cada persona y tenemos que aprender a respetar nuestros principios humanos, en nuestro caso nuestros principios cristianos. Los compromisos que hacemos, si no los respetamos, la vida se complica y para eso necesitamos alimentarnos de la palabra de Dios, alimentarnos del espíritu de Dios.

Temor a la muerte

Ojalá que al final de nuestras vidas podamos hacer un resumen concreto, claro, de nuestra vida. ¿Por qué tenemos miedo a morir? En muchas ocasiones no todos, pero muchos sí, tienen miedo a morir. ¿Cuál es el problema? Tienen tantas cosas en su vida, en su mente. La vida es simple, sencilla, hermosa de vivirla, pero hay que tener claridad, hay que ser capaces de hacer en la vida una síntesis. Vivimos en un mundo plural pero no significa que nuestro corazón vaya por allá, nuestra mente para acá, nuestros pies por otro lado, etc… somos una unidad.

Busquemos darle unidad y simplicidad a nuestra vida

Intentemos recogernos ante la vida de Dios para darle unidad, simplicidad a nuestra vida. No compliquemos nuestra vida, ni la vida de los demás. Ese es el arte de vivir, por eso Jesús hace una hermosa síntesis: amar a Dios y al prójimo. Nadie puede llegar a Dios sin pasar por la condición humana y lo que a este mundo le falta, a nuestra sociedad, a Bolivia le falta, es respetar al hombre como tal. Siempre estamos reclamando. Seamos capaces de respetar y considerar los Derechos Humanos.

El que tiene y el que no tiene valen absolutamente lo mismo. Tenemos que seguir luchando y rezando para que en este país exista  justicia social, que cada Boliviano sea respetado como tal. Esto es INCLUSIÓN SOCIAL, no de unos cuantos sino de todos. Este es el desafío que nos hace falta y por eso tenemos que rezar con insistencia y convencernos que, de verdad, si no somos capaces de respetar toda condición humana, a cada persona, seguiremos complicándonos por cuestiones pasajeras y a veces por cuestiones muy superficiales.

Que Dios nos alimente y nos ilumine en este sentido. Renovemos nuestra Comunión con Dios. Amén.

Eucaristía completa Católica TV: https://fb.watch/1ljreh9BgY/

Eucaristía completa Católica TV:

https://www.facebook.com/watch/?v=349385189610451

 

[Fuente: CENACOM]