Análisis

Nataly Carrasco: Servicio solidario de amor al prójimo

¡Eran sólo cinco panes y dos peces! una insignificancia, comparada con la evidente desproporción entre los medios materiales que se tenían y la cantidad de personas necesitadas de alimento. Sí, pero para realizar el milagro de la multiplicación de los panes fue necesario el gesto de desprendimiento de un muchacho que ofreció, no lo que le sobraba sino, aquello que tenía para sobrevivir, sin esos cinco panes y esos dos peces quizás, ese servicio solidario de amor al prójimo no habría sucedido.
Justamente rememorando el mencionado pasaje bíblico, monseñor Pascual Limachi, en un acto de fe y oración desarrollado, el pasado 27 de abril, en el distrito 14 de la ciudad de El Alto en el departamento de La Paz, bendijo los alimentos de la denominada “canasta solidaria” cuya distribución se realiza de manera simultánea en los 14 distritos y pretende beneficiar a alrededor de 90.200 familias de escasos recursos en el municipio.
La alcaldesa Soledad Chapetón, pidió el acompañamiento de la Iglesia Católica para que oficie de veedor. Para cumplir con la labor de revisión, respaldo, garantía y transparencia de la entrega de cada paquete que consta de una arroba de arroz, una arroba de harina, una arroba de azúcar, cinco kilos de fideo y cinco litros de aceite. Sacerdotes, religiosas, voluntarios y colaboradores parroquiales de la Diócesis de El Alto, se dan a la tarea de acompañar a la comitiva edil a visitar los hogares alteños más necesitados en un espíritu de trabajo y apoyo mutuo.
Cada día se elige un número de barrios dentro del mismo distrito, dónde realizar la distribución. La misma es pública y por calles; esto permite evaluar, entre todo, la real necesidad de la familia que recibe la ayuda o eventuales engaños.
Los beneficiarios de la canasta municipal solidaria, de acuerdo a información proporcionada por padre Alfonso Lopez, párroco de la Iglesia Santa Clara en la urbe alteña deben cumplir las siguientes características
1. Familias vulnerables y/o con mayor necesidad de cada zona.
2. Familias que reciben más de dos bonos (pero se puede considerar si se observa la precariedad de la vivienda que ocupa más la característica de su familia-hogar)
3. Que no cuente con un ingreso salarial estable (fijo)
4. Debe estar presente en su vivienda el momento de la entrega y debe portar su CI original (si lo hubiera hecho perder, el siguiente miembro de la familia debe presentar su CI original), en caso que la dirección del carnet no coincida con la vivienda que se visita el dirigente de la zona debe certificar que el vecino tiene residencia en la zona.
5. Si hay más de dos solicitudes en una vivienda (verificar si se cuenta con dos ambientes de cocina al interior de la misma)
Por su parte el obispo de El Alto, Monseñor Eugenio Scarpellini, agradeció a los sacerdotes y colaboradores de la diócesis a su cargo, la disponibilidad en el servicio que se está haciendo. Unir lo material con el apoyo solidario y la oración son fundamentales en este tiempo de solidaridad a los hermanos más necesitados afirmó.
Mirar a través de los ojos de Dios significa mirar en el rostro de los marginados, los desamparados, los desatendidos, los olvidados, los que viven en soledad, el rostro de una madre, un padre, una hija o hijo, una hermana o hermano. Ese es el misterio del amor de Dios.