Análisis

Nataly Carrasco: Jóvenes por la Creación,para cuidar la casa común

Es malo decir que queremos un buen futuro, si no creamos un buen presente. La tierra es nuestro hogar y es un derecho de los niños que vienen poder disfrutar de los frutos y la belleza de esta nuestra casa común, reflexionó  la  voluntaria de la comunidad Jóvenes por la Creación, del Centro de Promoción del Laicado Ricardo Bacherer, CEPROLAI, Ana Carolina Lefonzo.

Al igual que los apóstoles de Jesús, doce también son los integrantes del voluntariado en Medio Ambiente,  “Jóvenes por la creación”,  espacio creado dentro del Proyecto Eco Actitud de CEPROLAI en marzo de la presente gestión y que pretende  generar incidencia ecológica  en la sociedad paceña a través de su activa participación en talleres de formación, ferias  y otros espacios de reflexión y análisis de la realidad medio ambiental, indicó Amanda Ajata, coordinadora del mencionado Programa.

A través de actividades  didácticas, lúdicas y artísticas, bajo una mirada crítica y con un compromiso cristiano, estos Jóvenes voluntarios llevan un mensaje claro sobre el cuidado del medio ambiente. La elección es nuestra: formar una sociedad global para cuidar nuestra casa común y cuidarnos unos a otros o arriesgarnos a nuestra destrucción y de la diversidad de la vida.

Se necesitan cambios fundamentales en nuestros valores, instituciones y formas de vida, sostuvo Ajata quien además invitó a quienes quieran participar de las actividades que se desarrollan en este Proyecto a dirigirse a las oficinas de CEPROLAI, ubicadas en la calle 9 de obrajes de la ciudad de La Paz o llamar al número de teléfono 2783082.

Asimismo la coordinadora del Proyecto Eco Actitud informó que como actividad próxima también se lanzará un concurso de mural para plasmar la temática medio ambiental en predios de CEPROLAI.

Por su parte Heidy Galarza, promotora del proyecto, sostuvo que La Eco Actitud se educa, se aprende y se lleva con uno cada día de la vida, por esa razón  se busca una metanoia ambiental (volver a invertir el camino) en contra del modelo de desarrollo sin límites, el consumismo salvaje y el antropocentrismo que considera al ser humano con el derecho de ser depredador  de todo: el agua, los suelos, la energía la naturaleza e incluso su prójimo.

“Necesitamos un nuevo diálogo sobre el modo como estamos construyendo el futuro del planeta” afirma el Papa Francisco en su Encíclica Laudato Si. Los patrones dominantes de producción y consumo están causando devastación ambiental, agotamiento de recursos y una extinción masiva de especies. Las comunidades están siendo destruidas.