Análisis

Mons. Tito Solari: Necesitamos la ayuda de Dios para empezar un largo y profundo proceso de conversión

El Papa Francisco nos ha invitado a celebrar, junto a nuestros hermanos de la Iglesia Ortodoxa, la Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación, para que toda la humanidad emprenda un camino de vida y de esperanza.

Papa Francisco está preocupado por lo que está pasando a nuestra casa: nuestros intereses económicos nos llevan a explotar la tierra; con nuestras malas costumbres no respetamos el medio ambiente; pero tampoco reconocemos la creación como un don de Dios, más bien tenemos una actitud de “patrones” sobre ella.

En su encíclica “Laudato si'”, el Papa nos expresa la necesidad de un cambio radical con relación al uso de los bienes de la tierra.
Por eso nos invita a orar.

Necesitamos la ayuda de Dios para empezar un largo y profundo proceso de conversión: tener conciencia que la tierra es nuestra casa común, y aprender de San Francisco de Asís a considerarla como “una hermana, con la cual compartimos nuestra existencia, y como una madre bella que nos acoge entre sus brazos”.

Necesitamos la ayuda de Dios para “unir a toda la familia humana en la búsqueda de un desarrollo sostenible e integral, pues sabemos que las cosas pueden cambiar”.

Necesitamos la ayuda de Dios para que los responsables de los pueblos acojan la invitación urgente del Papa “a un nuevo diálogo sobre el modo como estamos construyendo el futuro del planeta”.

Unámonos a nuestros hermanos en esta Jornada, con nuestra oración y nuestra acción, pues como nos señala el Papa, estamos llamados “a ser los instrumentos del Padre Dios para que nuestro planeta sea lo que él soñó al crearlo y responda a su proyecto de paz, belleza y plenitud”.

Con afecto,
Mons. Tito Solari