Destacadas

Mons. Stanislao: El Espíritu Santo nos ayudará a recordar las enseñanzas de Jesús

“Cuando se vaya Jesús, el Espíritu Santo será nuestro Maestro y nos irá enseñando y recordando todas sus palabras. El Espíritu Santo nos ayudará a recordar las enseñanzas de Jesús para que sean experimentadas en el interior de cada uno”, dijo el Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Santa Cruz.

“… Jesús nos deja su paz: “les dejo la paz, les doy mi paz”. Esta paz es un don, porque nos la regala Jesús, pero también una tarea, algo que Jesús nos encomienda y pone en nuestras manos. Es una paz que nos permitirá vivir con alegría y sentir que su marcha al Padre es para bien. Una paz y una alegría que nos ayuden a seguir creyendo en Él y en su Palabra, y a hacerla vida a través del amor”, señaló.

El Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Santa Cruz dijo que el Amor, paz, alegría, fe… son los signos de la presencia de Dios en nosotros y entre nosotros. “Hoy miramos nuestra vida y podemos revisar cómo se dan estos signos, si los estamos viviendo y en qué medida, si Dios verdaderamente ha hecho morada en nosotros y está en nuestro corazón, o por el contrario, nuestra vida es pura fachada”.

El Prelado destacó la importancia de creer en el Dios de Jesús y actuar en coherencia a nuestra fe. Esta fe que originó los derechos humanos que defendemos y promovemos en el mundo entero. Esta fe que molesta muchos poderosos porque les demuestra que cuando Dios se borra del horizonte, el hombre no llega a ser más grande, ni lo puede todo; sino que, pierde dignidad, se convierte sólo en el producto de una evolución ciega, del que puede usar y abusar.

El Evangelio no tiene recetas para salir da las crisis, pero de él se derivan valores y comportamientos que buscan gestionarlas mediante la transformación de los corazones y las mentes a la hora de abordar los momentos difíciles, acotó.

“… la Misa es un  solo cumplimiento de la ley y no pasa por nuestro corazón, y no nos lleva a trabajar por un mundo mejor, se queda solo en un ritualismo vacío. El verdadero encuentro con el Señor Resucitado ha de transformarnos interiormente y llevarnos al compromiso con nuestros hermanos”, puntualizó.