Cochabamba

Mons. Sainz: “Es imposible cambiar Bolivia sin Dios”

El día principal de la fiesta en honor a la Virgen de Urkupiña congregó a miles de personas que se concentraron alrededor del santuario en el acto litúrgico.El monseñor Luis Sainz, quién dirigió la homilía, reafirmó el llamado a la unidad hecho por el arzobispo Aparicio ayer; sin embargo, aclaró que éste debe procurar la integración como hermanos y bolivianos y no como “con un partido, ni con una ideología”.

“Es imposible cambiar Bolivia sin Dios, es imposible cambiar nuestra sociedad sin la presencia de la virgen María (…). La unidad es primero con Dios”, afirmó el monseñor.

Asimismo, motivó a los feligreses a encontrar el sentido verdadero de festividad y el amor a Dios. “Hay muchos que dicen que aman a Dios pero tienen el corazón de piedra. Si venimos en peregrinación, no es para emborracharnos, no para ofender a la Virgen, sino para pedirle su bendición sin duda alguna la virgen María romperá esos corazones de piedra”, afirmó.

En ese sentido concluyó exhortando a los devotos a “apartarse de la borrachera” a fin de que esta fiesta no se convierta en una ofensa, sino en la muestra del amor a Dios.