Cochabamba

Mons. Robert Flock: “Una de las grandes preocupaciones de nuestra Iglesia es la escasez de sacerdotes y de vocaciones sacerdotales.”

Hoy, por la mañana, Mons. Robert Flock, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Cochabamba posesionó al Pbro. Juan Carlos Molina, como administrador parroquial de la Parroquia de Tiraque.

En la celebración, Mons. Flock realizó un fuerte llamado a la conversión y a las vocaciones sacerdotales, que tanta falta hacen a la iglesia, pues como él mencionó hay menos sacerdotes y muchos jovenes que quieren seguir al Señor se ven impedidos por sus Padres.

Texto de la homilía

Primer Domingo de Cuaresma – 22 de febrero, 2015
Instalación de P. Juan Carlos Molina,
Administrador Parroquial de San Antonio de Padua, Tiraque

Queridos hermanos en Cristo,
Hoy, en este primer domingo de Cuaresma, celebraos la instalación de un nuevo pastor para esta comunidad parroquial, el P. Juan Carlos Molina. El decreto que hemos leído lo nombra como “Administrador Parroquial” y no como “Párroco”; en la normativa de la Iglesia sus responsabilidades y su autoridad es igual que un párroco, en su caso el nombramiento es así porque el P. Juan Carlos está en un proceso de incorporación al clero de la Arquidiócesis de Cochabamba, saliendo del Orden de los Predicadores, es decir de los Padres Dominicos. Por este motivo, por ley eclesiástica, el Arzobispo no le puede nombrar “Párroco”.

Agradecemos el trabajo del anterior párroco, el P. Edgar Dávalos, Sacerdote Jesuita, que ha acompañado a esta parroquia durante los últimos tiempos, siendo al mismo tiempo director de un Colegio de Fe y Alegría de su Congregación. No es fácil llevar adelante una doble responsabilidad, especialmente cuando ambos merecen personas a tiempo completo.

Una de las grandes preocupaciones de nuestra Iglesia es la escasez de sacerdotes y de vocaciones sacerdotales. Lamentamos que comunidades como Tiraque reclaman la presencia de sacerdotes, pero cuando un joven quiere entrar al seminario, se oponen sus amigos y familiares. Una de las tareas pastorales del nuevo párroco será de promover la pastoral juvenil y vocacional para que Tiraque tenga regale un sacerdote a la Iglesia de Cochabamba.

Gracias a Dios, Tiraque ha tenido vocaciones religiosas en la comunidad de las Hijas de Jesús. En mi experiencia, la presencia de una comunidad religiosa es esencial para llevar adelante las actividades pastorales, la catequesis y más que todo, la evangelización. Sin embargo, por falta de vocaciones, estas y otras comunidades de religiosas están clausurando casas y obras. Hay que agradecer a Dios porque todavía permanecen en esta comunidad.

Irónicamente, de todas las parroquias de la Arquidiócesis, Tiraque es la que más Diáconos Permanentes tiene. El Diácono es un hombre que ha recibido el Sacramento del Orden Sagrado, en el primer grado, para actuar en la persona de Cristo Servidor y con la autoridad de la Iglesia en su ministerio. Deben entender, hermanos, que hace falta promover las vocaciones al diaconado permanente, no por la falta de sacerdotes, sino por la falta de diáconos. Entiendo que Tiraque tiene más de 40 comunidades; entonces no basta 5 diáconos; debería tener unos 40.

Los demás colaboradores en la misión de la comunidad parroquial son también muy importantes: catequistas, ministros de comunión, equipos de solidaridad, grupos juveniles, incluso monaguillos. De hecho, se entiende que la misión de un pastor es de promover todos los dones, carismas y servicios de todos los miembros de su parroquia. Esto significa incluso ayudar a que las autoridades civiles y políticos, a los empresarios y sus empleados, a los agricultores y artesanos, a las familias y hasta a los niños, a cumplir su misión en favor del Reino de Dios y como Dios quiere.

Dada esta visión de Iglesia, donde todos los bautizados somos corresponsables por la misión evangelizadora, solidaria y santificadora; siendo el párroco un animador de los demás, y dada la especial historia de Tiraque en este sentido, guiado por los Jesuitas con las Hermanas Hijas de Jesús, los diáconos y los laicos comprometidos; estamos pidiendo que los Padres Jesuitas siguen colaborando en la promoción y formación de los agentes de pastoral en esta comunidad parroquial. Lamentamos que no pudieron estar hoy a causa de una asamblea de la misma congregación.

Hoy escuchamos en el Evangelio la síntesis de la predicación de Jesús: «El tiempo se ha cumplido: el Reino de Dios está cerca. Conviértanse y crean en la Buena Noticia.» Conversión no es solamente en las ideas o creencias, sino también en la forma de vivir y convivir. Lamentamos hoy en día que tenemos grandes índices de violencia, violación contra mujeres y niños; es por falta de conversión. Lloramos que no funciona la justicia y que persiste la corrupción; es por falta de conversión; nos quejamos por un sinfín de injusticias, marginaciones y postergaciones; es también por falta de conversión en nosotros y en todos los estamentos de la sociedad. Así el mensaje de Cristo –Conviértanse– es para todos, y debe dirigirse con aún más fuerza hacia quienes gocen de mayor poder e influencia en la sociedad. Por eso, el sacerdote no debe callarse ante ninguna autoridad o poder terrenal, porque el sacerdote es portavoz de Cristo. Él también está llamado a la conversión, y viene para servir y no ser servido, pero su autoridad es mayor que los elegidos del pueblo; el sacerdote es elegido por Dios.

Al entrar en este tiempo de Cuaresma, y con el regalo de un sacerdote para vivir y servir en medio de ustedes y para proclamar lo que Dios le dice; que seamos todos abiertos a este “proceso de cambio” que se llama conversión y fe en el Evangelio, ya que “El hombre no vive solamente de pan, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.”