Destacadas

Mons. Robert Flock: Elecciones para modificar la constitución

La pregunta sobre la modificación de la constitución debe separarse de las valoraciones de la gestión del actual gobierno, ya que esto tendría efecto para cualquiera que esté en el poder.

En juego está el sentido de la DEMOCRACIA en relación con la ALTERNANCIA EN EL PODER.

El referéndum es un ejercicio democrático para anular la democracia.

Un artículo de Wikipedia explica:
“Según la concepción tradicional, la posibilidad de alternancia política es una condición necesaria para la democracia, aunque no sea una condición suficiente.” (https://es.m.wikipedia.org/wiki/Alternancia_en_el_poder)

¿Qué dice la Iglesia sobre el tema?

“La participación [democrática] no puede ser delimitada o restringida a algún contenido particular de la social, dada su importancia para el crecimiento, sobre todo humano, en ámbitos como el mundo del trabajo y de las actividades económicas en sus dinámicas internas, la información y la cultura y, muy especialmente, la vida social y política hasta los niveles más altos, como son aquellos de los que depende la colaboración de todos los pueblos en la edificación de una comunidad internacional solidaria. Desde esta perspectiva, se hace imprescindible la exigencia de favorecer la participación, sobre todo, de los más débiles, así como la alternancia de los dirigentes políticos, con el fin de evitar que se instauren privilegios ocultos; es necesario, además, un fuerte empeño moral, para que la gestión de la vida pública sea el fruto de la corresponsabilidad de cada uno con respecto al bien común. (Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia N. 189).

“Evitaríamos muchos desastres y conflictos si aprendiéramos de los errores cometidos en el pasado y animáramos en la dirección hacia donde empujan los nuevos paradigmas: alternabilidad en las jefaturas de gobierno, abandono de fórmulas totalitarias, construcción de democracias sociales y participativas que luchen efectivamente por la justicia social, el aniquilamiento de la pobreza y el goce efectivo para todos los hombres y mujeres del planeta de los derechos humanos universales.” Mons. Ubaldo Santana, Presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (Asamblea de la CEV: 7 a 12 de enero de 2012)