Destacadas

Mons. Oscar Aparicio: Que Dios bendiga al Pueblo Cochabambino

En la Catedral Metropolitana de San Sebastián se celebró, ayer, una Eucaristía por el inicio de las actividades municipales del nuevo Alcalde José María Leyes y el Concejo Municipal de Cercado, a solicitud de la nueva autoridad edil, para iniciar con la bendición de Dios su gestión.

La Celebración Litúrgica fue presidida por Mons. Oscar Aparicio, Arzobispo de Cochabamba. Inició su prédica con la frase del himno “Pueblo firme y constante” mencionando que es el sentimiento que acompaña a la nueva gestión municipal, de un pueblo que acompaña, espera, y apoya planes principales de beneficio a la ciudad.

Dijo que la palabra de Dios que se proclamó, es la propia de la liturgia en todo el mundo, pero es oportuna para el inicio de la actividad municipal.

Mencionó sobre la primera lectura que habla de Tobías servidor de un pueblo, alguien que se preocupa del desarrollo de la fe del pueblo, alguien que más allá del servicio esta atento a las necesidades reales y de dolor del pueblo. Alguien que es capaz de pasar el riesgo de estar dispuesto también a cualquier situación contraria, a veces a su persona, por servicio a quienes lo necesitan. “Los ciudadanos este pueblo aquellos que también a veces sufren dolor o sufrimiento”.

Habló también sobre la real necesidad de ir contra la violencia. “Hace poquito hemos celebrado la misa donde hemos rechazado esta violencia” mencionando además que al parecer Cochabamba fuese el centro de índice de violencia. “Hemos rezado por tantas mujeres que han perdido la vida lista muy grande”. Afirmó que es un compromiso de todos.

La respuesta del salmo “feliz el que teme al señor” dijo, es un complemento ideal para la lectur; pue no es un miedo de acercarse a un Dios mas bien es este don que muestra que fuera de la voluntad de Dios y sus planes no se puede trabajar idóneamente, “porque Dios es el autor de la vida, da el trabajo, construye los pueblos, está en la historia de las personas. El nos acompaña”.

Sobre el Santo Evangelio, mencionó que parece un programa de gestión: “aquí se trata de servir a un pueblo profundamente, con firmeza y con constancia por este amor a este pueblo poder servirlo con toda autoridad con toda sencillez”.

Para concluir recordó que Dios ama al pueblo y los sirve, y deseó que Dios bendiga al pueblo Cochabambino y la nueva gestión municipal.