Destacadas

Mons. Oscar Aparicio: La Iglesia no puede dejar de ser cercana y de escuchar

“… la iglesia no puede dejar de ser cercana en algunas posturas pastorales muy concretas , no puede dejar de ser una Iglesia cercana, una Iglesia de diálogo , una Iglesia de apertura, una Iglesia de reflexión, una Iglesia que ciertamente va a responder al mundo de hoy”, estas son algunas de las impresiones de Mons. Oscar Aparicio a la conclusión de su participación en el Sínodo extraordinario sobre la Familia, que se realizó en la Ciudad del Vaticano del 5 al 19 de octubre

Así mismo Mons. Aparicio se refirió a la apertura de la Iglesia Católica con los divorciados vueltos a casar y a los homosexuales “…se trata de una atención particular,  al ser humano a la persona y a las familias, de mayor escucha, de empatía”, dijo.

Mons. Oscar hizo énfasis en la importancia de saber lo que pasa, lo que se siente, lo que está viviendo este hermano (divorciado vuelto a casar o homosexual) fiel en su realidad concreta con todos los desafíos, sabiendo que somos pecadores y que podemos tener también un camino de conversión.

La iglesia necesita escuchar,  estar al lado de aquel que probablemente piensa distinto, vive diferente pero que esta gritando una respuesta en muchos casos de una respuesta pastoral puntualizó.

Mons. Aparicio destacó que en la presentación que llevo de Bolivia destacan temas importantes “…hay dos cosas que hablan de una apertura y de una visión diferente de la Iglesia Boliviana que ha sido el recoger también las parroquias o de lo que son nuestras diócesis. Uno es el tema de esta necesidad de dar respuestas a los divorciados vueltos a casar , … por otro lado está también esta situación de ver lo que es la figura de la mujer, poner en su justo sitio lo que es esta forma de vivir de la mujer, es la que más a veces aporta también, dijo refiriéndose al aporte de la Iglesia Boliviana al Sínodo extraordinario por la Familia.

Finalmente Mons. Aparicio señaló que su participación en el Sínodo fue una experiencia muy grata “ ver una Iglesia universal en todo su conjunto y creo que eso ya a uno lo pone en una actitud de apertura , y de ver lo que son también problemáticas en todo el mundo y sabiendo que Bolivia es parte de un mundo que también tiene su especificad pero que está dentro de unos desafíos que hoy en día la Iglesia necesita dar respuesta y enfrentarlos”, acotó.