Sucre

Mons. Jesús Juárez se mostró cercano a al pueblo

El Arzobispo de Sucre Monseñor Jesús Juárez en el solemne Te Deum realizado con ocasión a los 204 años del primer grito libertario, pidió a las autoridades presentes en la catedral emprender un camino de “sanación sin cicatrices”, para gobernar en “unidad reconciliada” y así hacer de Sucre la morada de Dios.

Inmediatamente después de participar en los actos centrales del aniversario de la capital, el monseñor decidió dejar el palco de honor y prefirió saludar a las personas reunidas en la Plaza 25 de mayo.

La máxima autoridad eclesial del departamento bendijo a niños, ancianos y todas las personas que así le pidieron en su recorrido por el centro de la ciudad, varias autoridades quedaron sorprendidas por la actitud del arzobispo y lo felicitaron por demostrar la cercanía del pastor con su rebaño.

Militares, religiosos, niños, autoridades y todas las personas que así lo desearon hablaron con Él, quien no rechazó las múltiples solicitudes de bendiciones y fotografías que le hicieron. “Prefiero estar con mi gente, que estar en el palco con las autoridades” afirmó Juárez, que demostró su lado sensible con la población de Sucre.