La Paz

Mons. Eugenio Scarpellini: ¿Nosotros como Iglesia, qué podemos ofrecer?

En  la Semana Teológica realizada en el salón Renzo Cotta de la ciudad de La Paz, este 11 de agosto, Mons. Eugenio Scarpellini, Secretario General de la CEB, dio la bienvenida en este inicio reflexionando acerca de la Eucaristía y el ofrecimiento que se espera de la Iglesia.

¿Nosotros como Iglesia, qué podemos ofrecer?

La respuesta es sencilla, a esta hambre respondemos con el ofrecimiento el don de la vida plena en Dios, una vida plena que nace de su presencia, de su acción, una vida plena que nace del resucitado y está con nosotros y vive con notros.

La Eucaristía es el momento crucial, fuerte, importante de esta presencia de Dios entre nosotros, el resucitado está allí y vive con nosotros, esto es fundamental para nuestra fe, no podemos existir como Iglesia sin Eucaristía.

La Eucaristía es fuente de la vida y fuente de la misma Iglesia, significa que celebrar la Eucaristía y partir este pan y partir esta vida plena de Dios es nuestra identidad y nuestra misión al mismo tiempo.

Nuestra identidad, debemos reconocernos como nacidos del don de Dios, de esta vida suya, entregada en la cruz, una vida que no nos pertenece, sino que por la riqueza que encontramos estamos llamados a compartirla con nuestros hermanos, nuestra novedad grande es está, compartimos con nuestros hermanos la vida de Dios.

Podemos hacer muchas cosas, hacemos muchas obras y las hacemos porque de ahí sacamos la fuerza, la vida y alma de nuestro actuar, no somos cualquier entidad social, somos Iglesia en Dios, que comparte la vida en Dios con nuestros hermanos y nos preocupamos de su dignidad, que se traduce en justicia, en formas de vida más atentas a la persona humana, en respeto de cada uno y de la diversidad, pero siempre diciéndoles a todos que en Cristo nos encontramos como hermanos y el pan compartido en la misma mesa de Dios, realmente ahí construimos la solidaridad, son temas que saldrán en las reflexiones de esta semana teológica.

Que sea realmente un momento para recuperar y prepararnos ya al Congreso Eucarístico de Tarija el próximo año, recuperar el sentido, el valor, la alegría, el gozo y vivirla entregándola después en bien de nuestros hermanos, gracias.