Pando

Obispo del Vicariato de Pando, Coter, pide a los jóvenes no tener miedo

En el marco de  la celebración Eucarística dominical el Obispo de Pando, durante su homilía se dirigió a un grupo de jóvenes del programa de Catequesis Juvenil que recibieron  el Sacramento de la Primera Comunión.

A éstos el Pastor les animó a que abran sus corazones al Señor, a  no resistirse y a no tener miedo. El Prelado instó al grupo de jóvenes,  y,  a toda la comunidad presente,  a no participar de la misa solamente materialmente, eso es algo fácil, les dijo, vengan mejor con el corazón abierto al Señor…”

“…abran su corazón al Señor, no se resistan, no tengan miedo. De verdad cuando entren a la Eucaristía no solamente vengan materialmente, eso es fácil, requiere poca  fatiga, aquí  vengan con el corazón abierto al Señor, y mientras avanza la misa vayan rezando, pidiendo  al Señor que ponga su morada en vuestro  corazón. Para que cuando salgan puedan ser distintos de cuando entraron, sean más capaces de amar, más capaces de vivir en la comunión con el Señor y la comunidad. Entonces sí,  esta Primera Comunión no será la única Comunión,  será la primera Comunión de todos los domingos”.

Refiriéndose al día domingo como día del Señor, la autoridad eclesial preguntó: ¿cómo hago que este día sea día del Señor? A lo que señaló: “será el día del Señor si ponemos al Señor en ese día, y ¿cómo hacerlo? Con la Eucaristía” sostuvo.

“para el Cristiano la semana acaba el sábado y empieza el domingo. Empieza el domingo por ser el día del Señor. Y es el día del Señor no por la creación que la festejan el  sábado, sino  por la Resurrección del Señor. Pero ¿cómo hago que este día sea el día del Señor? Será el día del Señor si pongo al Señor en ese día. Y ¿cómo poner al Señor en ese día domingo? Con la Eucaristía. El tiempo de la Eucaristía será entonces  el tiempo del encuentro con el Señor. Vivan esto, vívanlo con la intensidad y la fortaleza que se merece” exhortó.

Dirigiéndose una vez más a los jóvenes les advirtió: “no faltará quien les diga ¿para qué vas a misa? Sepan dar una respuesta precisa, sincera y  clara, entonces crecerán en la Eucaristía en dignidad, en capacidad de amar y en libertad, y harán un mundo distinto, porque si encuentran el amor, saldrán y serán capaces de amar”. Concluyó.