Destacadas

Mons. Centellas insta a feligreses a resistir a la injusticia

Mons. Ricardo Centellas, presidente de la Conferencia Episcopal Boliviana, presidió la celebración de Clausura del Año Jubilar de la Misericordia en la Iglesia Católica, con el cierre de la Puerta Santa en la Catedral Metropolitana de San Sebastián de la Arquidiócesis de Cochabamba.

Con un saludo se dirigió a los obispos de Bolivia reunidos del 9 al 15 de noviembre en la 102 Asamblea General de la CEB, como a toda la Iglesia de Cochabamba y del país. También pidió a los fieles rezar por sus Obispos para que con sus oraciones puedan vivir con entusiasmo y decisión su ministerio.

Durante la homilía Mons. Centellas dijo que fue un año de gracia que motivó un acercamiento con mayor profundidad a la vida de Dios y que su manera de actuar es la compasión, el perdón, la ternura y la solidaridad. Añadió que como testimonio de la misericordia de Dios, “ningún cristiano puede vivir en la indiferencia, nuestra identidad es la misericordia”.

Así mismo se refirió a la familia que enfrenta muchas dificultades, “unas antiguas y otras de este tiempo” y que hay varias acciones que se pueden realizar por ellas, como apoyar la formación y la estabilidad familiar y “acoger a todas las familias, especialmente a las que viven situaciones difíciles e irregulares. La interacción con las familias permitirán que aparezcan comunidades, y ésta es la experiencia eclesial que buscamos todos: ser comunidad desde las iglesias domésticas”, enfatizó Centellas.

Para finalizar exhortó a la comunidad boliviana afrontar las situaciones difíciles con valentía y coraje cristiano y a resistir la “injusticia institucionalizada” porque “no es eterna” pues “la violencia no puede determinar nuestra cultura de paz. Las presiones y condicionamientos políticos jamás anularan nuestra libertad de conciencia, la incertidumbre ante tanta mentira y engaño no puede anular la búsqueda de la verdad, esa es nuestra misión. Los signos de muerte no pueden paralizar la lucha por una vida digna, por eso el Dios de la vida bendiga todo nuestro compromiso por el bien común”, concluyó.