La Paz

Mons. Bascopé: “El talento, la moneda invalorable, es Cristo”

 Hoy “Jornada Mundial de los Pobres” convocada por el Papa Francisco; Mons. Fernando Bascopé, Obispo Castrense, en la eucaristía de este domingo desde la Basílica Menor de San Francisco, Iluminado en la parábola de los talentos, manifestó que Jesucristo es la buena noticia, el talento, la gran moneda valiosa, la gracia que se debe proclamar, pidió no confiar simplemente en nuestras actitudes humanas para alcanzar el reino de los cielos: “Supliquemos que el Señor derrame su gracia, nos entregue talentos, pero no lo confundamos con simples actitudes humanas, sino que recibiendo el don, que es Jesucristo, difundamos el perfume de Cristo en el mundo y la Iglesia”.

Me basta tu Gracia

“Cuando salió Jesús del Templo caminaba y se le acercaron sus discípulos para mostrarles la construcción del templo. Pero él le respondió. No quedará piedra sobre piedra. Estando luego en el Monte de los Olivos, se acercaron los discípulos, y le dijeron, cuándo es el fin del mundo”. Mt 24, 1-3.

Ahora les la enseña sobre los talentos; para mostrar que la presencia de Dios, es valiosa, es un tesoro. Los talentos,  el Talento es Cristo.

Cinco talentos. Negoció con el hombre

A nivel pastoral hay confusiones, equívocos y ambigüedades de la doctrina cristiana.

Un primer nivel de confusión: La idea reinante de que la gracia divina es un  dato adquirido a priori por cada hombre, hasta identificarla simplemente con la luz humana. Expresiones difundidas de semejante concepción aparece cuando se atribuye igual valor salvífico a todos los actos buenos y todos los caminos religiosos de los hombres, como si todos los actos religiosos se pudieran atribuir al Espíritu Santo.

También se  piensa que cualquier pueblo o etnia tiene ya un sustrato cristiano. Uno nace judío.  Uno no nace cristiano, se hace cristiano por Gracia.

Dios ha dado la salvación a través de su hijo Jesucristo, esto  no  era imaginable, es sobreabundante,  es como escribe san Pablo, “lo que el Señor preparó para los que le aman no salió del corazón del hombre” 1Cor 2, 9.

Los dos talentos. Negoció con el mundo.

.También  en nuestra misma predicación  sobre el Reino de Dios hay abuso en los términos, así lo advertía el entonces Card. Ratzinger: El moralismo político de los años setenta, cuyas raíces aún no han muerto, fue un moralismo que conquisto y fascinó a muchos jóvenes llenos de ideales…Esto vale aunque para el cristianismo y para la teología que reducen el núcleo del mensaje de Jesús, el Reino de Dios, a los valores del reino, identificando estos valores con las grandes palabras de orden  del moralismo político, y proclamando al mismo tiempo, como la síntesis de la religión. Olvidándose, así, de Dios no obstante sea propiamente Dios el sujeto y la causa del Reino. A su puesto permanecen las grandes  palabras (y valores) que se prestan a cualquier tipo de abuso” Ratzinger, Europa de Benedicto, p. 34. Hoy el Señor derrama su Gracia sobre nosotros

Un talento. Escondió el talento.

Jesucristo es la Buena noticia. La gracia

  1. Gaudium, 11. Enseña el santo Padre Francisco

“No puede haber auténtica evangelización sin la proclamación explicita de que Jesús es el Señor”, y sin que exista un primado de la proclamación de Jesucristo en cualquier actividad de evangelización” Francisco, E. Gaudium, 110 Hermanos supliquemos, para que el  Mesías derrame SU Gracia, su Misericordia, su  Amor, el Crisma perfumado  al corazón. San Pablo nos recuerda que todos deben percibir la presencia de Cristo, por “nuestro medio se difunda en todas partes el olor de su conocimiento. Pues nosotros somos para Dios el buen olor de Cristo” 2 Cor,15-15 Y agradecidos digamos. Me basta tu Gracia. 2 Cor 12, 9

Jesús mismo ha dicho: Yo estaré en medio de ustedes hasta el final de los tiempos. Mt 28, 20: No se puede ocultar una lámpara Mt 5, 15.

Pero nos puede pasar  que ocultamos a Cristo, vaciando de metafísica  el misterio de la encarnación histórica del Verbo eterno reducido a una mera apariencia de Dios en la historia. cfr. Dominus Iesus, 4

Ese gran talento no lo podemos ocultar, “pues hemos sido bien comprados”, 1 Cor 6, 20. “A caro precio, con la Sangre preciosa de Cristo” 1, Pt 1, 18- 19.

Esto lo debemos proclamar los cristianos; porque no hay nada bajo el cielo y en la tierra, sino el Nombre de Jesucristo donde tenemos la salvación Hch 4, 12. Dominus Iesus, 13.

Jesucristo es el único salvador suficiente y necesario.

Conclusión.

Hoy concentrados en Cristo proclamamos que no todo es gracia, porque si todo es gracia, no hay Gracia. Y nuestra Gracia sólo es Cristo. (cfr. Cottier  Georges, Si todo es gracia, Ya no hay gracia, 467- 471, Humanitas, N. 59). En el concepto de la vida cristiana, es la moda de ver gracia por todos los lados, todo es gracia, dicen algunos. Esta expresión se halla en un libro llamado Diario de un cura rural, de Bernanós: Todo es gracia. Así se difunde la idea errónea  como si la  gracia fuera una lluvia que cae indistintamente sobre toda realidad y lo envuelve todo. Mientras que en la perspectiva de la vida cristiana la Gracia es sólo CRISTO. “Pues el pecado no dominará ya sobre ustedes, ya que  no están bajo la ley sino bajo la GRACIA… han sido liberados del pecado “Rm 6, 14. 18.

Vivamos   sólo de la Gracia de Cristo. Ustedes serán mis testigos hasta el final del mundo, Hch 1, 9-9. Dios te ha regalado el talento, la moneda invalorable, Cristo, Su Gracia.

Fuente: Iglesia Viva