Santa Cruz

Mons. Antonio Reimann presenta el caminar de la Iglesia en Ñuflo de Chávez

Compartimos el mensaje de Mons. Antonio Reimann, obispo del Vicariato de Ñuflo de Chávez, sus reflexiones dan cuenta del caminar de la Iglesia católica en esa jurisdicción.

“El reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia y paz y gozo en el Espíritu Santo, pues el que en esto sirve a Cristo es grato a Dios y acepto a los hombres. Por tanto, trabajemos por la paz y por nuestra mutua edificación” (Rom 14, 17-19).

El Año Litúrgico concluye con la semana después de la solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo, Rey del Universo (22.XI). Cuando finaliza una etapa, vale la pena evaluarla, para dar gracias al Señor por los logros alcanzados, y pedirle perdón, por las negligencias y pecados cometidos en esta etapa confiando siempre en su gran misericordia. Convencidos también que con su ayuda podemos abrazar el futuro con esperanza, sin dejarse desalentar por las dificultades que se encuentran en la vida.

Propongo que esta evaluación hagamos en relación con el Reino de Dios que se parece a un grano de mostaza y un poco de levadura. Recordamos que Jesús inicia su vida pública con estas palabras: “El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca, conviértanse y crean en la Buena Noticia” (cfr. Mc 1, 15). Sabemos que, el Reino de Dios es la vida misma de Jesús, su presencia liberadora y salvadora entre nosotros (cfr. Lc 13,18-19).

La evaluación no debería limitarse sólo a presentar los números de los sacramentos administrados; ni tampoco si los objetivos han sido alcanzados y las prioridades realizadas. Más bien se trata de hacer una evaluación hecha con los ojos de la fe, con la mirada de Dios. ¿Y qué significa eso? Significa poner a Jesús en medio de esta evaluación. En este sentido nos preguntamos: ¿Hemos crecido en la fe, esperanza y caridad?

Nuestra opción por la Pastoral Familiar, está fundamentada en la persona de Jesús mismo quien optó por la familia, creció en edad, en gracia y sabiduría en la familia. El Papa Francisco en su discurso al termino del Sínodo de la Familia decía: “Hemos visto, a través de la riqueza de nuestra diversidad, que el desafío que tenemos ante nosotros es siempre el mismo: anunciar el Evangelio al hombre de hoy, defendiendo a la familia de todos los ataques ideológicos e individualistas”.

Por eso nos preguntamos: ¿Como hemos defendido a la familia en este año? ¿Qué hemos hecho en favor de ella?
La preocupación por los jóvenes. San Juan Pablo II decía: “Si a los jóvenes se les presenta a Cristo con su verdadero rostro, ellos lo experimentan como una respuesta convincente y son capaces de acoger el mensaje, incluso si es exigente y marcado por la Cruz,…por eso no dudé en pedirles una tarea estupenda: la de hacerse centinelas de la mañana en esta aurora del nuevo milenio” (NMI, 9). Las últimas palabras que el Santo Juan Pablo II pronunció en el lecho del dolor antes de su muerte fueron: Yo los he buscado y ahora ellos vienen a buscarme, les doy las gracias, haciendo el gesto de la bendición hacia la ventana de sus aposentos, hacia los fieles apostados en la Plaza de San Pedro.

¿Qué rostro de Cristo hemos presentado a nuestros jóvenes? ¿Hemos salido al encuentro con ellos en este año? ¿Los hemos buscado?

Encuentro con Cristo en la Sagrada Escritura. No me cansaré de repetir las palabras del Papa Benedicto XVI: “No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva” (DA.243). Sabemos que el encuentro con Cristo, gracias a la acción invisible del Espíritu Santo, se realiza en la fe recibida y vivida en la Iglesia. En ella encontramos a Jesús en la Sagrada Escritura. El mismo documento de Aparecida nos recuerda: Se hace necesario proponer a los fieles la Palabra de Dios como don del Padre para el encuentro con Jesucristo vivo, camino de auténtica conversión y de renovada comunión y solidaridad” (DA. 248).

En el Vicariato, en este año litúrgico, un equipo de Animación Bíblica, bajo la guía del P. Andrés Pesta, SVD, ha recorrido todas las parroquias con el tema bíblico: “Pablo – su vida y comunidades”. En este mes, el 14 de noviembre, en San Ramón, se realizará la Jornada Bíblica, para disfrutar de lo aprendido, alegrarse, compartir y celebrar, dando gracias a Jesús por lo vivido (cfr. Nota de invitación).

¿Cómo hemos vivido a lo largo de este año el encuentro con Cristo a través de su Palabra? ¿Nos ayudó a dar un paso más en la conversión pastoral, en la comunión y en la solidaridad? ¿Cómo Pastores, Hermanas y Hermanos en la Vida Consagrada qué hemos hecho para apoyar esta animación bíblica en nuestras parroquias?

Eucaristía Pan partido para la Vida del mundo. Todavía en la mente y en el corazón tenemos presente nuestro encuentro con el Papa Francisco en Bolivia, y particularmente en Santa Cruz donde inauguró el V Congreso Eucarístico Nacional. Durante su homilía nos recordaba algo esencial de la Eucaristía: “En Jesús, no existe un tomar que no sea una bendición, y no existe una bendición que no sea una entrega. La bendición siempre es misión, tiene un destino, compartir, el condividir lo que se ha recibido, ya que sólo en la entrega, en el compartir es cuando las personas encontramos la fuente de la alegría y la experiencia de salvación”. Y durante el V Congreso Eucarístico Nacional en Tarija, en el mes de septiembre, una vez más tomamos conciencia que en Cristo Eucarístico debemos ser también nosotros un pan partido para la vida del mundo.

¿Estos dos importantes acontecimientos – visita del Papa y el Congreso Eucarístico- dejaron alguna huella en mi corazón, que se refleja en mi vida personal, familiar, comunitaria y parroquial?

Queridas Hermanas y Hermanos. Gracias por todo su empeño para construir el Reino de Dios en sus parroquias a lo largo de este año litúrgico. Tal vez no vemos grandes logros, pero no olvidemos, que el reino de Dios se parece a un grano de mostaza, o un poco de levadura. Si hemos puesto en nuestro afán de evangelización, promoción humana y comunión eclesial, el granito de amor de Dios, entonces estemos seguros que este reino de Dios crecerá y un día producirá fruto.

Concluyo con las palabras del Papa Francisco invitándoles a vivir el presente con pasión”, viviendo el Evangelio en plenitud y con espíritu de comunión.

María, nuestra Madre nos acompañe y nos introduzca en el Año Santo Extraordinario de la Misericordia que iniciaremos el día 8 de Diciembre, Solemnidad de la Inmaculada Concepción
Con saludo fraterno:

+Antonio Bonifacio Reimann, OFM