Cochabamba

MISIONEROS DE LA COMUNIDAD SAN PABLO REALIZAN MISIÓN EN LA PARROQUIA DE VACAS

12 misioneros mendocinos comparten con las comunidades de la parroquia de Vacas

Trece miembros de la Comunidad San Pablo de la Diócesis de Mendoza- Argentina, iniciaron la misión, la pasada semana en la parroquia de Vacas de la Arquidiócesis de Cochabamba, específicamente en la comunidad de Totora Pampa ubicada a unos 120 km. de nuestra ciudad.

Los trece misioneros llegaron en sus propias movilidades hasta esa localidad de difícil acceso, desde entonces han logrado visitar casi a todas las familias de la zona, a pesar de la limitación del idioma. En la opinión de los misioneros ellos llegaron haciendo lo que Dios les va diciendo por la Palabra y la presencia el estar, el compartir, con personas de otra cultura “…la misión ad gente es esto, el amor de Dios hacia las personas, nosotros venimos de tan lejos y en realidad es Dios el que quiere abrazar a estas personas somos unos instrumentos y me llena porque realmente compartimos a Dios, es la Presencia y que Dios te ama y por eso estamos acá”, comparte uno de los misioneros.

La Comunidad Misionera San Pablo

Daniela, una de las jóvenes misioneras relata que la Comunidad San Pablo se encuentra en la Diócesis de Mendoza desde  el año 1994, “…primero comenzó siendo  un grupo Diocesano luego fue pasando por distintos lugares un primer envió en África donde tuvo distintos inconvenientes y solo estuvo 1 año.  El año 2007 se cambia el nombre a Comunidad de ahí comenzó con una teología en base a la Palabra, lo que es la comunión con Dios y con el Hermano, con el Hermano mas allá de la frontera o con tu propio hermano con quien  compartes en la misión”, explica Daniela.

La Comunidad San Pablo tiene varias etapas  una de ellas se llama Belén “… dónde vas y vez lo que son los encuentros sin ser parte darte la formación , con la espiritualidad, después ellos piden el ingreso a la comunidad,  al equipo que tenemos de formación, ellos piden el ingreso y ahí se dice que  si o que no”, dice Daniela.

Posteriormente continúan con el  programa de formación  Nazaret, “… es la misión en tu parroquia y a la vez participas de los encuentros comunitarios con aportes económicos, Nazaret es participar en tu lugar de origen para compartir la experiencia comunitaria en Julio, Pascua o Enero.

La siguiente etapa es Cafarnaúm que  implica el éxodo del lugar “…es partir del lugar donde vives  a otro lugar de la Diócesis, puede ser un barrio marginal o sino un lugar rural, tienes la segunda parte que es la inserción, que es vivir y ser parte del lugar es como la Experiencia de la Diócesis en el lugar para hacer el Éxodo en otro país a todo esto siempre va acompañado del Obispo,  él nos ilumina muchísimo”, dice Daniela al explicar sobre su comunidad.

Daniela comparte que esta etapa es difícil “…implica el desarraigo de la persona, implica culturas distintas, maneras de hablar distintos, es un volver a nacer, realmente”, señala.

Después de la inserción viene la etapa del envío  a un lugar afuera de la Diócesis “… cuando pides el envío se hace la  presentación de una carta al Obispo y él te dice que si y pasas a Betania que sería como prepararte por para salir de Misión por ejemplo conocer la historia, cultura, etc. del lugar donde se va a ir a misionar. Finalmente viene el envío que se llama Galilea”, acota Daniela.

Luego de permanecer de Misión en Totora Pampa, los misioneros mendocinos se dirigirán a continuar con la misión en la población de Rodeo, perteneciente también a la parroquia de Vacas.