Internacional

Lideres argentinos firman manifiesto por la paz

Líderes de las principales religiones presentes en la Argentina, políticos de distintos extractos, empresarios y periodistas firmaron una solicitada bajo el título “Manifiesto por la paz” para reivindicar los valores de la paz, la justicia y el derecho, en un marco de conmoción mundial por los ataques terroristas ocurridos en París la semana pasada.

Entre los firmantes se encuentran el arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Poli; el rabino Abraham Skorka, el líder de la Comunidad Islámica, Omar Abboud; Marcelo Figueroa, referente de la comunidad cristiana evangélica; el gobernador bonaerense Daniel Scioli, el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri; el diputado nacional Sergio Massa, el gobernador de Córdoba, José Manuel de la Sota, y el de Mendoza, Francisco Pérez.

También rubrican la solicitada el senador radical Ernesto Sanz, el dirigente socialista Roy Cortina; el diputado porteño del Frente para la Victoria Jorge Taiana, el periodista Marcelo Longobardi, el subdirector de La Nación, Fernán Saguier; el editor general de Clarín, Ricardo Kirschbaum, el empresario de medios Daniel Hadad.

Manifiesto por la paz

En estas horas difíciles y cruciales para la humanidad toda, personas e instituciones laicas y de fe de nuestro país, sin distinción de pertenencias religiosas, confesionales, tradicionales, culturales, políticas o étnicas, medios de comunicación, periodistas y artistas que suscribimos al pie, nos unimos para defender la libertad de comunicación y el derecho a vivir nuestras creencias, sostener y defender la Paz, la Justicia y el Amor, reconociéndolos como dones y bienes supremos y divinos, como así también el derecho a la libertad e comunicación, ejercida en el marco de la responsabilidad y el respeto.

Respetamos en su esencia todos y cada uno de los credos. Del modo en que cada persona acostumbra hacemos nuestras las intenciones del Papa Francisco para acompañar en estas horas “el sufrimiento de los heridos y a las familias de los fallecidos…” en las tragedias acontecidas en París la semana última, al tiempo que reafirmamos nuestra voluntad de “…ser conscientes y librados de la crueldad de la que es capaz el hombre…”. Rogamos “también por los crueles, para que el Señor cambie sus corazones”.

Condenamos y nos oponemos como Francisco a “toda instigación y difusión del odio y de cualquier forma de violencia física y moral que destruya la vida humana, viole la dignidad de las personas o socave radicalmente el bien fundamental de la convivencia pacífica entre las personas y los pueblos, más allá de las diferencias de nacionalidad, religión y cultura.

Creemos fielmente que todos los hombres tienen derecho a expresar y comunicar en paz sus ideas, y que las divergencias deben resolverse con el diálogo y la reflexión. La creación artística, la libertad de comunicación y el acceso a la información no pueden estar condicionados por la violencia y la amenaza a la vida como forma y método de extorsión o coacción en el siglo XXI.

Finalmente manifestamos, tomando de nuevo las palabras del Papa, que “el respeto al otro debe ser cultivado, trabajando en constancia por la Paz, la Justicia y el Derecho, para sanar en profundidad las causas del odio”.

¡Salam, Shalom, Paz!