Análisis

Las ganancias del delivery online en Bolivia crecen al 21% anual

No quedan dudas para la humanidad que el delivery fue una de las claves de la “nueva normalidad”, ese término aterrador para algunos, aunque para otros ya es parte de la rutina diaria. Es que desde principios de 2020 en adelante, el mundo cambió en muchos sentidos, y fue un cambio particularmente brusco para los negocios, que se encontraron tambaleando de crisis en crisis para enfrentarse a la peor caída de la economía desde el martes negro de 1929.

Fue así que sólo quedaron pocas opciones para los comerciantes, en particular aquellos del rubro gastronómico, que vieron sus ganancias caer al piso ante la imposibilidad de abrir sus puertas al público y en muchos casos no contar con un sistema de delivery establecido. Es que a principios de 2020 las personas que puedan realizar delivery estuvieron entre los más demandados de los trabajadores esenciales, después por supuesto del personal de salud.

Sucede que con todo el mundo en sus hogares, la alternativa fue el delivery para poder realizar las ventas de cualquier tipo de negocio, ya escapando un poco de los gastronómicos. Las aplicaciones web de venta a través de delivery fueron sin dudas las que más facturaron durante la pandemia, ya que un enorme porcentaje de la sociedad necesitaron sus servicios para poder conseguir lo que necesitaban.

Fue así que el delivery se fue tornando una parte esencial del mundo moderno, sobre todo ante el descubrimiento de las personas de la comodidad que brinda poder resolver la mayoría de sus necesidades a través de una plataforma web. Las entregas son un fenómeno que llegaron para quedarse en esta nueva era de la humanidad y recién estamos viendo los primeros pasos. Según diversos expertos, la posibilidad de recibir un drone con nuestra comida, o bien algún artículo en un balcón de departamento o bien en la puerta de nuestra casa, no está muy lejos.

En Bolivia

El crecimiento del delivery no escapa a nuestro país, entre los más castigados por esta pandemia de Coronavirus, la mayoría de las personas encontraron en el delivery un enorme aliado para poder solventar la crisis. Dado que estuvo restringido salir durante tanto tiempo, las personas recurrieron a este recurso, sólo para encontrar que es una enorme herramienta, que según el sitio web Statista, tuvo un crecimiento interanual de más del 21%, dato que pocas empresas pueden ostentar.

Claro que este impulso está dado primordialmente por los gastronómicos, una de las ramas que más aprovechó este fenómeno, para entregar desde hamburguesas hasta empanadas a través de delivery, apoyándose en las distintas plataformas web como la de PedidosYa. Se trata de una enorme ventaja para un gran porcentaje de la sociedad, cada vez más grande, que prefiere mantenerse en casa para evitar los contagios y sobre todo por la comodidad que implica.

Eventualmente la mayoría de los comercios deberán recurrir al delivery como su principal herramienta de ventas, ya que según diversos especialistas el virus convivirá con la humanidad durante mucho tiempo. Incluso las tiendas de ropa como Totto están sumándose a la ola del delivery, permitiendo que las personas compren ropa sin tener que salir de sus hogares.