Oruro

La Virgen Asunta Patrona de Oruro

La Virgen de la Asunción es reconocida por la Iglesia Católica como la patrona de la Diócesis de Oruro a través de la bula del Papa Paulo VI en 1963, las actividades para rendirle pleitesía se inician los últimos días del mes de julio acompañados de ritos tradicionales y peculiares, que se extienden hasta el 15 de agosto donde se realiza la eucaristía principal presidida por el Obispo Monseñor Cristóbal Biálasik.

La Bula de Paulo VI

A petición del Obispo Jorge Manrique, apoyado por los fieles que veneran a la bienaventurada Madre, con semejanza a la devoción al apóstol San Felipe, que hasta ese entonces era el patrono principal de la ciudad, el Papa Paulo VI el 22 de octubre de 1963 declaró a la Virgen de la Asunción como la patrona de la Diócesis de Oruro, mandato compartido con San Felipe Apóstol, la parte principal de esta Bula menciona:

“Por tanto, después de consultada la Sagrada Congregación de Ritos, con conocimiento cierto y después de madura deliberación nuestra, y con la plenitud de la potestad Apostólica, por el vigor de las presentes Letras, y en forma perpetua constituimos y declaramos a la Bienaventurada Virgen María Asunta a los cielos Patrona Principal celeste ante Dios, y a San Felipe Apóstol Patrono igualmente principal de toda la Diócesis de Oruro, agregados todos los honores y privilegios litúrgicos que corresponden a los Patronos principales de los lugares. No obstando cualquier cosa en contrario”.

Ritos que inician la festividad

El 30 de julio comienzan estos rituales con el cambio de indumentaria a la imagen, según los miembros de la mayordomía de la Virgen de la Asunción – La Catedral de Oruro, esta actividad data desde hace más de 100 años y que tiene ribetes especiales.

“Es una ceremonia reservada sólo para las mayordomas, ellas son las que cambian de ropa a la Virgen que fue donada por alguna devota”, indica Gabriel Mazuelo presidente de la mayordomía, incluso antes el acceso era más restringido ya que sólo ingresaban aquellas que no se encontraban casadas, podríamos deducir que de esta costumbre viene el refrán “quedarse a vestir santos”. La Virgen estará con esta vestimenta durante toda la gestión.

El 31 de julio se inicia la quincena de la Virgen, con dos tradiciones que están arraigadas dentro de la historia orureña, la “Bajada” y la “Pisada” de la Virgen.

-La bajada; habla de que la imagen durante todo el año está en su altar donde recibe la veneración del pueblo, pero el día 31, en una solemne eucaristía es sacada por el Obispo hasta el atrio de la catedral, mientras el pueblo entona las sagradas notas del himno a Oruro con esta imagen se bendice simbólicamente a todo el pueblo y se pide la protección de la Patrona hacia los cuatro puntos cardinales, luego se retorna al interior del templo y se pone a la Virgen en un altar especial cual si estuviese subiendo al cielo.

-La pisada; una vez en el interior y luego de oficiarse la misa se inicia otro rito que se ha hecho parte de la tradición del pueblo, que consiste en que la imagen de la Virgen es sostenida por el celebrante o los acólitos mientras el devoto se arrodilla y la base de la imagen es impuesta en la cabeza, el primero en recibir esta gracia y esta bendición es el obispo, luego el párroco de la iglesia, los celebrantes y el pueblo en general.

Una anécdota histórica

El delegado de comunicaciones del Obispado, René Cueto, cuenta que este ritual de la pisada tiene una anécdota especial; “me viene a la memoria que allá por los años cuarenta cuando termina la Guerra del Chaco, el pueblo decide erigir un monumento al Sagrado Corazón de Jesús, porque había sido propuesta de las damas católicas orureñas el deseo de que la Guerra del Chaco sea ganada por Bolivia y se erija un monumento al Sagrado Corazón de Jesús, aspecto que no fue así. Era sábado de carnaval, el pueblo subió en procesión con la Virgen Asunta al cerro Serrato donde está este monumento, llevan esta imagen y hacen pisar la piedra fundamental de la construcción de esta estatua, entonces este es un rito que viene de tiempos inmemoriales”.

15 días de oración

A partir del primero de agosto durante todos los días, a las seis de la mañana se reza el rosario de la Aurora y en la noche se tiene una celebración similar, se ofician misas que están presididas por los párrocos de las distintas iglesias de Oruro. La oración se realiza por los distintos movimientos apostólicos de la ciudad, grupos juveniles, voluntarias, catequistas, hermanas, grupos de confirmación, grupos parroquiales y el día 15 de agosto el rezo del rosario culmina con la participación de la Mayordomía de la Virgen de la Asunción, acompañada con otros actos de celebración.

La solemne eucaristía

El 15 de agosto se tiene una eucaristía especial, celebrada por el Obispo de la Diócesis, en la actualidad, Monseñor Cristóbal Biálasik, con la participación de toda la población, además de realizarse una procesión por las principales arterias de la ciudad, acompañada con bandas musicales de instituciones educativas que ofrecen una serenata a la Patrona orureña. Actividades que están enlazadas con la rica historia orureña dentro de sus tradiciones y costumbres que pasan de generación en generación, unidos en la fe a la Virgen Sagrada, que representa el misterio de María ascendiendo a los cielos.