Sucre

La Catedral de Sucre afrontará las lluvias sin protección ni siquiera parcial

EL ESTADO DE DETERIORO ES “SERIO” DEBIDO A QUE LOS PROBLEMAS SON ESTRUCTURALES. 

La Unidad Mixta Municipal de Patrimonio – PRAHS tendría un proyecto en dos meses. 

Pese a los problemas serios que tiene la Catedral de Sucre, no habrá solución inmediata y sin ningún tipo de protección tendrá que afrontar el periodo de lluvias que se aproxima. Sin embargo, desde la Unidad Mixta Municipal de Patrimonio – Plan de Rehabilitación de Áreas Históricas de Sucre (PRAHS), en el plazo de dos meses, se generará el proyecto de restauración que tendría que ejecutarse a partir del año siguiente.

A esa conclusión llegaron el coordinador del PRAHS, Erland Ovando, y el director de la Escuela Taller Sucre, Domingo Izquierdo, con quienes conversó este diario de manera separada.

Ambos profesionales y expertos en restauración coincidieron en señalar que el problema mayúsculo que tiene la Catedral es la humedad.

Ovando explicó que el edificio emblemático de la ciudad tiene problemas de humedad por abajo y por arriba. Por abajo, porque por la ciudad fluye gran cantidad de agua a través de vertientes y quebradas que fueron canalizadas.

Dijo que al lado mismo de la Catedral hay una vertiente con mucha agua que fue canalizada hacia el Archivo y Biblioteca Nacional de Bolivia donde hay “una piscina gigantesca bajo el sótano”.

Por arriba, señaló Ovando, el agua de la lluvia encuentra caminos por dónde filtrarse y pasar al interior del edificio.

Por su parte, Izquierdo manifestó que a causa de la humedad hay lugares donde crecen plantas y musgos. “Hay un problema de humedad y proviene de la cubierta”, precisó.

LOS DAÑOS

El Director de la Escuela Taller Sucre se abstuvo de hacer una evaluación aproximada de los daños porque no hizo una exploración del edificio, pero señaló que a simple vista se pueden ver las manchas de humedad con el “desconchamiento” de pintura y revoque. Inclusive se observa el desprendimiento del dorado de algunos elementos decorativos.

Para el Coordinador del PRAHS, en la Catedral las bóvedas están fracturadas, aunque eso no quiere decir que exista una desestabilización estructural, sino una fragmentación de la capa protectora de las cubiertas.

Un panorama “preocupante” también se manifiesta en la torre.

SIN MANTENIMIENTO

Todos los daños advertidos hasta la fecha se deben a la falta de mantenimiento. “No hubo un buen manejo de mantenimiento”, señaló Izquierdo.

Manifestó que todos los edificios, especialmente aquellos cuya fecha de construcción es de hace siglos, deben tener mantenimiento de las cubiertas, canales y canaletas.

EN LO INMEDIATO

Está claro que la estructura de la Catedral de Sucre tendrá que afrontar un nuevo periodo de lluvias sin ningún tipo de protección o paliativo que aminore los efectos de la humedad.

Izquierdo explicó que al tener la Catedral problemas estructurales, prácticamente desde su construcción iniciada en el siglo XVI, de nada servirá hacer mejoras puntuales en los lugares donde se manifiesta la humedad, pues lo más probable es que el origen de la filtración esté en otro lugar.

PROYECTO E INTERVENCIÓN

El Coordinador del PRAHS informó que en las últimas semanas se realizaron varias reuniones entre la Alcaldía de Sucre y el Arzobispado con el objeto de consensuar criterios respecto a la restauración de la Catedral.

En ese sentido, la Unidad Mixta Municipal de Patrimonio – PRAHS inició el relevamiento topográfico y elaboración de planos del edificio para el proyecto de restauración, que podría estar concluido dentro de dos meses.

Ovando explicó que por la complejidad de la situación, se necesita realizar un diagnóstico a detalle y con la presencia de un equipo multidisciplinario conformado por expertos en restauración. Entre ellos se comprometerá la participación de especialistas del Ministerio de Culturas, añadió.

Asimismo, sostuvo que otro de los elementos clave para la restauración será definir el tipo de material que se vaya a usar, debido a que por el calor los materiales se contraen y expanden.

Daños

Los daños aún no fueron evaluados pero, a simple vista se nota que hay humedad en lugares puntuales, con “desconchamiento” de pintura y revoque en bóvedas y cúpulas.