Potosí

La Casa de Niños y Adolescentes Trabajadores. Nuevos desafíos ante la pandemia

El programa “Casa Nats” es un espacio en el que se brinda apoyo a la infancia trabajadora de Potosí, en diferentes componentes.

  • Educación

Los Centros ubicados en los cuatro municipios de Potosí, cuentan con acceso a internet, además personal profesional para el apoyo en la enseñanza de los niños y espacios de juegos para interactuar entre ellos y aprender jugando. Se acompaña en el proceso educativo de los niños, niñas y adolescentes, evitando la deserción escolar.

Este trabajo se realiza de manera coordinada con las Unidades Educativas, en este momento el programa está trabajando con 25 Unidades Educativas en los cuatro municipios antes mencionados.

A su vez, se realizan talleres con temas relacionados al trabajo infantil y prevención de violencia, “tienen su propia organización al interior de las Unidades Educativas, es de conocimiento de los directores y profesores, un poco para visibilizarlos, empoderarlos y hacer que los demás compañeros puedan valorar y respetar a estos niños y adolescentes trabajadores como seres humanos, y tratarlos como personas, sin discriminarlos”, señala Rivera.

  • Familia

Se cuenta con personal profesional, que ofrece apoyo social y psicológico, se organizan un grupo de auto ayuda, para profundizar en la prevención del maltrato infantil dentro de la familia y en otros espacios, en ellos participan los padres y madres de familia.

Se ve la posibilidad de implementar políticas de protección infantil en las Unidades Educativas, a la fecha, solo 6 Unidades lo han implementado.

  • Organización y Formación de Líderes

La CONNAT’SOP, “Consejo de los Niños y Niñas Asociados Trabajadores Organizados de Potosí”, es una organización independiente, autónoma, manejada por los propios niños y adolescentes. El rol desde Cáritas, es solo de acompañamiento. Al momento están afiliados a la organización de niños trabadores, 731 niños, niñas y adolescentes, comprendidos entre las edades de 6 a 18 años, de manera directa, pero llegan a 1.500, de manera indirecta.

Desde la “Casa Nats”, se ve necesario acompañar esta iniciativa, con ese motivo, les dan formación para nuevos líderes. Las educadoras son responsables de acompañar a un determinado grupo, en este momento se tiene 24 grupos, que conforman la organización.

  • Alimentación y salud

La “Casa NATs” cuenta con un comedor para niños y también se realiza una asistencia en nutrición y tratamiento odontológico.

El presupuesto es para 60 niños, niñas y adolescentes, pero se acoge a 80.

  • La agropecuaria y panadería

Los niños y jóvenes juntos a sus familias iniciaron un huerto de hortalizas y verduras. En este tiempo de pandemia han sido de gran ayuda, sin embargo, antes de la emergencia sanitaria, eran un motivo para aprender acerca del desarrollo sostenible y se sigue incentivando el trabajo en esta área.

A su vez, se tiene una panadería, pero que no favorece a muchos, por eso se ve la posibilidad de convertirla en una empresa.

El 12 de junio, “El Día Mundial Contra el Trabajo Infantil”

Desde la institución, no se niega que existan trabajos peligrosos para los niños, como la minería, la zafra, y otros, pero la visión de la “Casa NATs” es distinta, desde aquí se da educación y se defienden los derechos de los niños, dándoles formación y fortaleciendo sus iniciativas.

El llamado es a las autoridades competentes, para que puedan proponer y realizar acciones concretas, que hasta el día de hoy no existen.

La pandemia hace que el número de niños trabajadores se incremente y queden desprotegidos

Este tiempo de pandemia, impide que la “Casa NATs”, realice sus labores, las clases han paralizado por la pandemia, la Coordinadora del programa asegura que, los niños y adolescentes, “realmente están condiciones muy difíciles”, la institución lamenta la situación y propone que el Estado genere espacios para atender a esta población vulnerable, que como efecto de la pandemia ha quedado completamente desprotegida.

“Yo creo que los niños trabajadores, ya están cansados de estos discursos, lo que buscan es un poco de empatía”, asegura Lucía y añade, “Creo que hay muchos vacíos y mientras haya esta desigualdad económica, desigualdad social, pues habrá más niños trabajadores, seguirán habiendo y seguirá siendo un tema de estigma, y eso es lo que más duele, los estigmas hacia ellos.

Invito a todos los adultos a repensar el tema, al final todos tenemos un rol social, de responsabilidad social, y a veces es muy fácil juzgar y señalar con el dedo, no nos ponemos a pensar ¿qué estamos haciendo nosotros?. En el caso de los niños trabajadores criticamos que trabajan, pero ¿qué haces tú como persona para evitar que ellos trabajen?”.

Este tiempo de cuarentena ha resultado difícil para los niños y adolescentes que viven al día.

Entre los años 2017 y2018, la Asamblea Legislativa de Bolivia autorizó el trabajo infantil a partir de los 10 años, pero más adelante se declaró  inconstitucional y al final nos e hizo una nueva redacción. La infancia trabajadora menor a 14 años sigue desprotegida y eso es una realidad en el país.

Nuestra tarea ahora será como ayudamos a sobrellevar esta post cuarentena, el COVID- 19 seguirá ahí, pero la cuarentena deja crisis en todos los aspectos.

El desafío para la “Casa NATs”, será el de profundizar el tema de la resiliencia con los niños, niñas y adolescentes.

 

Fuente: Iglesiaviva.net