Internacional

III Congreso Mundial de movimientos eclesiales y nuevas comunidades

El Consejo Pontificio para los Laicos convocó al Congreso Mundial de movimientos eclesiales y nuevas comunidades que tendrá lugar en Roma del 20 al 22 de noviembre de este año. El Congreso tendrá como tema “La alegría del Evangelio: una alegría misionera” y se realiza en continuidad con los precedentes que se realizaron en 1998 y 2006. El dicasterio para los Laicos invita a participar a los delegados de los movimientos eclesiales y nuevas comunidades más difundidos a nivel internacional.

“El papa Francisco, con la exhortación apostólica Evangelii Gaudium, abrió una nueva etapa de la misión evangelizadora de la Iglesia, caracterizada por un impulso y alegría renovados. Nuestro Congreso significa precisamente la gozosa adhesión de los movimientos eclesiales y nuevas comunidades a la apremiante invitación del Papa a entrar en la ‘dinámica de la salida misionera’“, dice el comunicado del Consejo Pontificio.

El Dicasterio para los laicos, recordó que el papa Francisco llamó a los movimientos eclesiales y nuevas comunidades: ‘¡Un don y una riqueza en la Iglesia!’ y los invitó a llevar ‘siempre la fuerza del Evangelio!’ a no tener miedo y a conservar siempre ‘la alegría y la pasión por la comunión en la Iglesia’.

Oración por el III Congreso Mundial
Para ir acompañando el período de preparación al Congreso, el Pontificio Consejo para los Laicos compuso y difunde la siguiente oración:

Oh Dios, Padre nuestro,
que mediante tu Espíritu
y con inefable generosidad
enriqueces con dones siempre nuevos
a tu Iglesia, esposa amada
de nuestro Señor Jesucristo.
Dirige tu mirada misericordiosa
sobre los movimientos eclesiales
y las nuevas comunidades,
a quienes has confiado multiformes carismas.
Confírmalos en tu santo servicio,
mantiene en ellos la fascinación
por la belleza del carisma recibido,
concédeles amor a la Iglesia,
docilidad ante los pastores,
paciencia y fortaleza en las tribulaciones,
ternura por los pobres y excluidos,
y socórreles y fortaléceles
en las debilidades humanas.

Infunde en sus corazones
la dulce y confortadora alegría
de evangelizar.
Guía el camino de preparación
hacia el III Congreso Mundial
de los Movimientos Eclesiales
y Nuevas Comunidades,
para que se convierta en el cenáculo
de un renovado Pentecostés.
El fuego de tu Espíritu reavive en ellos
el ardor y la pasión misionera
que el Santo Padre Francisco
desea para la Iglesia de nuestros días.
Que les acompañe siempre
la intercesión de María,
Madre de Jesús y Madre de la Iglesia,
estrella radiante de la evangelización y
humilde sierva de tu infinito Amor.
A ti, oh Padre, la gloria y el honor
por Jesucristo en el Espíritu Santo
ahora y por los siglos de los siglos.
Amén.+