Potosí

Iglesia Potosina vivio la solemnidad de Corpus junto a su Obispo

En la Catedral se desarrolló ayer el acto central de celebración de la fiesta de Corpus Christi con una misa concelebrada y en presencia de grupos parroquiales, agrupaciones religiosas, cofradías, feligreses y estudiantes de varios establecimientos educativos, en el que se pidió seguir el camino de Jesús.

Luciendo trajes típicos de la región se hizo la ofrenda del pan y vino por el tiempo de la tierra, la cosecha del trigo, la harina, la masa y el pan.

El obispo de la Diócesis de Potosí, monseñor Ricardo Centellas, en la homilía recordó el mensaje de la fiesta y pidió repetir la actitud de entrega de Jesús, todo a favor de los demás, no servirse y utilizar a los demás y que la misa era para renovar la comunidad, hermandad, fraternidad, la vida, atención y respeto por nuestros hermanos.

Mencionó el lema para la llegada del papa a Bolivia que es “Don Francisco, anunciamos la alegría del evangelio” y del Congreso Eucarístico Nacional, “Pan partido para la vida del mundo”.

Luego salió la procesión del Santísimo Sacramento que fue colocado en el clásico y tradicional templete hecho de finísima plata que lucía restaurado y mejorado.
En el recorrido se colocaron alfombras con aserrín, paja, flores y papel picado de todo color preparados por las agrupaciones y en las esquinas se armaron altares con diferente temática a cargo de los grupos Legión de María, el Movimiento de Cursillos de Cristiandad, Renovación Carismática Católica y el Movimiento Familiar Cristiano. En el final se realizó el desagravio al señor y la bendición.

Catedral

En los altares de la Catedral fueron repuestas las imágenes que se retiraron para la obra de restauración. En un altar está el Señor de las Ánimas con María y Juan; en otro la imagen de la Inmaculada Concepción; en otro el primer tallado de la Virgen de Copacabana de Tito Yupanqui; en otro sector están la Santísima Trinidad con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo de plata, también están San Joaquín y Santa Ana, padres de la Virgen María.
En otro altar está Cristo Rey rodeado de San Pedro y San Pablo, y en otro la imagen del Señor de la Paciencia.