Sucre

Iglesia insta al boliviano a perdonar continuamente y sin condiciones, dejando el resentimiento que no deja avanzar al país

Eucaristía Domingo XXIV Mons. Centellas

En la homilía dominical el pastor de la iglesia chuquisaqueña, Monseñor Ricardo Centellas, ha pedido reflexionar sobre el perdón, tal como la Palabra de Dios nos señala en el evangelio de este domingo: “perdonar hasta 70 veces 7”.

Luego de 6 meses de celebraciones litúrgicas, sin presencia de la feligresía pero además con un clima electoral post-pandemia, nuestro arzobispo exhorta aprender a perdonar con criterios divinos, continuamente y de manera gratuita para estar lejos del resentimiento. “Una persona resentida no trabaja bien, no se desenvuelve bien, no está en paz y, sobre todo, no trabajará por el bien común”, alegó.

En este ambiente electoral, remarcó como primordial el perdón continuo y gratuito, dejando el resentimiento para trabajar por el bien común. “Debe primar la inter-relación, la inter-comunicación, el debate sincero, para poder encontrar el mejor camino para una Bolivia que está en crisis”, añadió el Arzobispo de Sucre.

“Si uno no es capaz de perdonar no vive en paz y sufre, vive en el resentimiento. Si perdonamos hay paz en la vida. El perdón es continuo y afecta a todos. El criterio que Jesús nos presenta para la práctica del perdón es la gratuidad, el perdón continuo y gratuito. No se perdona con condiciones. No se perdona con criterios humanos, debemos aprender a perdonar con criterios divinos.

Perdonar continuamente y de manera gratuita para estar lejos del resentimiento. Una persona resentida no trabaja bien, no se desenvuelve bien, no está en paz y, sobre todo, no trabajará por el bien común. Hoy recemos para que en nuestra vida personal, familiar, social y particular de Bolivia exista en cada uno de nosotros la práctica del perdón continuo y gratuito”.

Ambiente electoral

“En este ambiente electoral lo primero y prioritario es el perdón continuo y gratuito. Si entramos en un proceso electoral con resentimiento, jamás trabajaremos por el bien común. Debe primar la inter-relación, la inter-comunicación, el debate sincero, para poder encontrar el mejor camino para una Bolivia que está en crisis.

Si en este proceso los candidatos se dedican a atacar a sus semejantes, eso es signo de debilidad y resentimiento. Al final somos todos bolivianos y estamos llamados a trabajar por Bolivia y al pasar por este país debemos intentar hacer lo mejor para que todos los bolivianos tengan la oportunidad de vivir dignamente. Ojalá que en este tiempo aparezca el espíritu de perdón continuo, gratuito, para encontrar el camino y salir de esta crisis que estamos viviendo. Amén”.

 

[Fuente: CENACOM]