Análisis

Generación comprometida con la creación

Laudato si’, mi’ Signore » – « Alabado seas, mi Señor », cantaba san Francisco de Asís. En ese hermoso cántico nos recordaba que nuestra casa común es también como una hermana, con la cual compartimos la existencia, y como una madre bella que nos acoge entre sus brazos: «Alabado seas, mi Señor, por la hermana nuestra madre tierra, la cual nos sustenta, y gobierna y produce diversos frutos con coloridas flores y hierbas”.
Es inspirados en este amor a la naturaleza y a la casa común que Amanda Ajata, coordinadora del área Medio Ambiental del Centro de Promoción del Laicado “Ricardo Bacherer” llevó adelante el Concurso Mural, Arte con Eco Actitud “Generación comprometida con la creación” que se desarrolló del 3 de septiembre al 18 de octubre en la ciudad de La Paz.
Bajo las temáticas: el agua, un bien en peligro, la pérdida de la Biodiversidad, el cuidado de la creación, el calentamiento global y la cultura además de espiritualidad ecológica, se presentaron 12 obras. Las tres escogidas por un jurado calificador experto en el tema, fueron plasmadas en los muros frontales del mencionado centro, además de otorgárseles un incentivo económico correspondiente a cada lugar.
“Nos han enseñado un mundo de consumismo, que nos consume en espíritu y nos destruye como seres parte del ecosistema. Sin embargo, paso a paso podemos crear un proceso en el que le devolvamos a la tierra lo que le debemos, para reconstruir el ambiente y con él nuestra identidad” esta reflexión realizada por Alba Narvaez e Ismael Arcani dio origen a la obra ganadora del evento titulada “Volver a un inicio”.
“Alabado seas mi Señor, por la hermana agua, la cual es muy humilde y preciosa y casta” dice Jorge Luis Higorre, ganador del segundo lugar con su obra “El Agua, un bien en peligro”.
Finalmente Marcela Durán y Elías Arcani, dan vida a la obra de arte “Pacto del Espíritu con el medio ambiente” que en su conjunto expresa el compromiso del espíritu humano, dentro de un entorno modificado que pretende salvar su origen natural, con una visión propositiva el espíritu de la humanidad esta consciente de que tiene que proteger su entorno.
Este tipo de iniciativas tienen que llevarnos a reflexionar “¿Qué tipo de mundo queremos dejar a quienes nos sucedan? Lo que está en juego es nuestra propia dignidad. Somos nosotros los primeros interesados en dejar un planeta habitable para la humanidad que nos sucederá”.