Análisis

Fernando Rojas: ¿Quiénes son Todos los Santos?

Habitualmente pensamos en los nombre de santos conocidos; Francisco, Ignacio, Agustín,o las multiples Teresas, Marías, Clara, etc, etc. Estos YA tienen su fiesta propia, un día al año que se les rinde homenaje y devoción.

Esta fiesta no sólo es para los famosos, sino para los anónimos, para los cientos de miles de hombres y mujeres que llevaron una vida de amor y servicio y cuya memoria se ha perdido por razones diversas . Los santas y santas de todos los días de bajo perfíl y vida entregada serenamente o en el martirio silencioso.

Es la fiesta que nos recuerda, sobretodo, que estamos llamados a la santidad, dice Jesús; SEAN SANTOS COMO MI PADRE DEL CIELO ES SANTO.

Y QUE ES ESTA SANTIDAD..?

Nos enseñaron que la vida ejemplar de los santos era, inalcanzablemente ejemplar… muchos nacieron santos, según este mito, por ejemplo se decía que el único pecado de San Luis de Gonzaga fue cometer la travesura de interrumpir la siesta con el disparo de un cañon del castillo familiar, VAYA SUSTO..!, , de otros se decía que su elección de temprana castidad los llevó a tener una aversión total a lo sexual.. (qué dirían hoy los psiquiatras de esta particularidad..?). Se nos presenta a los santos/as, con cara de terror, de angustia, de total aflicción…muchos encerrados en cavernas umbrosas con látigos, cilicios, calavera y muertos de hambre, para por las penitencia corporal espantar AL DEMONIO…que generalmente era personificado en una voluptuosa dama.!; (las religiones siempre han tenido problemas con el sexo, opuesto o propio..). Un modelo inalcanzable nuevamente por la exigencia inhumana de mortificación y represión.

San Mateo nos da la receta, la que escuchó a Jesús en el monte de las bienaventuranzas; SER FELICES, de eso se trata de ser felices y hacer felices a los otros cercanos o no. La santidad de cada día es sencilla y alegre, es valiente y recatada. No se preocupa de lo que hacen los demás, ni emite juicios adversos contra nadie. Esta santidad de FELICIDAD reconoce que Dios lo hizo todo bien. Incluso el placer sexual. Gracias por ello. Que nada es condenable como diría San Agustín..” ama y haz lo que quieras..” y nadie que ama hace daño, condena, rechaza, discrimina.

Ser santos y santas hoy, necesariamente implica ser valientes para rompse con tanto prejuicio y costumbres piadosas que confundimos con santidad
El Papa Francisco es un santo de nuesrro tiempo; decidido, alegre, esperanzado. Por eso repitamos con San Alberto Hurtado. jesuita chileno; “contento, Señor, contento”.

Seamos santos/as al estilo de Jesús, no de las normas, códigos, o dogmas eclesiales. Que nos encajan en una camisa de fuerza. Ser santo/a es ser libre y vivir con alegría todas las dificultades cotidianas.

 

P. Fernando Rojas es sacerdote del clero de Cochabamba

publicación original: Facebook