Internacional

Enviado del Vaticano suspende “hasta nueva orden” las ordenaciones sacerdotales en Ciudad del Este, Paraguay

El cardenal español Santos Abril y Castelló, enviado del papa Francisco a terciar en una disputa entre dos obispos locales, anunció el sábado la suspensión de las ordenaciones sacerdotales “hasta nueva orden” en el Obispado de Ciudad del Este.

“En el seminario de Ciudad del Este se van a suspender por un tiempo las ordenaciones sacerdotales o de diáconos hasta que el Santo Padre pueda determinar“, dijo Abril y Castelló en conferencia de prensa antes de retornar al Vaticano.

El cardenal dijo que hasta dentro de seis meses no se darán a conocer otras determinaciones e informó que el propio Pontífice lo hará.

El enviado papal había iniciado el lunes una “visita pastoral” a la diócesis de Ciudad del Este (300 kms al este de Asunción), al mando del obispo del Opus Dei, monseñor Rogelio Livieres, enfrentado con el arzobispo de Asunción, monseñor Pastor Cuquejo.

El primero había tratado de “homosexual” al arzobispo, luego de que este se mostrara a favor de una investigación de la conducta del cura argentino Carlos Urrutigoity -principal colaborador de Livieres- que había sido denunciado por supuesto abuso de menores cuando estaba radicado en Estados Unidos.

En la conferencia de prensa, monseñor Claudio Gimenez, presidente de la Conferencia Episcopal Paraguaya (CEP), dijo valorar la presencia del enviado vaticano “por su esfuerzo, disponibilidad, alegría, serenidad y apertura para conversar con todos nosotros”.

La reacción de monseñor Livieres

“Recibí por escrito la disposición del Papa. Es una medida precautoria que tomó el Santo Padre hasta tanto se aclare la situación, porque, tanto la Conferencia Episcopal Paraguaya como la Nunciatura habían enviado noticias pésimas, infundadas y calumniosas sobre nosotros”.

Entonces el Papa me envía un papel en que me dice que suspenda las ordenaciones hasta tanto se aclare la situación“.

Preguntado si sus cuestionamientos a la Conferencia Episcopal y a la Nunciatura se deben a que desconfiaron de su labor en la formación de sacerdotes, indicó: “Desconfiaron olímpicamente o usted cree que los enviados papales vinieron aquí de paseo“.

Mons. Livieres Plano dijo que obedecerá la decisión papal como siempre lo hizo, “y tal como me señala el Papa en el papel”.

El obispo relató que Santos Abril le dijo: “Conociendo su espíritu de obediencia y siempre atento a las indicaciones de la Santa Sede, confío en que usted hará en este caso esto”. Y monseñor Livieres le contestó: “Por supuesto, encantado de la vida suspendo todo lo que quiera porque yo hago lo que quiere Dios y el vocero de Dios es el Papa. Pues, entonces, fenómeno”.

Consultado si esta prohibición significa que era deficiente la formación que hacían en su seminario, indicó que “la información que envió el nuncio Eliseo Antonio Ariotti, en la que incluye las publicaciones de los periodistas que son pésimas y sumada a la información pésima de algunos sacerdotes y algunos obispos, eso junto con el informe de la Nunciatura, originaron esta visita que a Dios gracias terminó y va a terminar excelentemente bien”.