Internacional

El Papa propone a un observador de la Santa Sede en las negociaciones de paz en Colombia

El arzobispo de Tunja y presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), Mons. Luis Augusto Castro Quiroga, ha afirmado que el papa Francisco ha propuesto a un observador de la Santa Sede en las negociaciones de paz que se están llevando a cabo en La Habana. Se trata de un “acompañante” del proceso, ha precisado.

“Está es la forma en la que el Papa Francisco puede apoyar el proceso de paz colombiano”, ha señalado Mons. Castro Quiroga en una radio local, al tiempo que ha reiterado que “la aceptación de esta figura debe recibir el consenso de ambas partes, Gobierno colombiano y FARC”.

Los diálogos en la capital cubana, que comenzaron el 19 de noviembre de 2012, abordan desde hace 14 meses el tema de las víctimas, que incluye los principios de verdad, justicia, reparación y garantía de no repetición, y para ayudar en ese punto el Gobierno convocó una comisión de expertos como asesores.

Ese grupo, anunciado el pasado 27 de julio por el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, está integrado por los juristas Manuel José Cepeda y Juan Carlos Henao, y por el estadounidense Doug Casssel.

Esta comisión trabajará en paralelo a la discusión del punto de las víctimas, que se desarrolla de manera simultánea con la subcomisión técnica del fin del conflicto, en la que se discute la desmovilización y dejación de las armas por parte de la guerrilla colombiana.

El proceso de paz se ha reforzado en las últimas semanas por la decisión de las partes de reducir la intensidad del conflicto y acelerar las negociaciones. En esta línea, el Gobierno celebró la semana pasada el anuncio del nombramiento del diplomático francés Jean Arnault en calidad de representante de Naciones Unidas en la subcomisión sobre el fin del conflicto.

El nombramiento responde a la petición efectuada por el Gobierno de Colombia y las FARC de solicitar a la ONU la incorporación de un delegado a esa subcomisión técnica, que tiene como objetivo trabajar en un alto el fuego bilateral y definitivo, en la que también estará presente un delegado de Uruguay en representación de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR).