Cochabamba

El fin de un ciclo y el inicio de una identidad laical política

El Consejo Boliviano de Laicos (CBL), durante los dos últimos años ha propiciado diferentes espacios de formación para laicos de manera virtual y estudio a distancia. Como cierre de todo este proceso, han gestionado la llegada de la politóloga, Dra. Emilce Cuda, argentina, quien tuvo una excelente participación en el Pre congreso de laicos llevado a cabo en Perú, el año 2017, a invitación del Consejo Episcopal Latinoamericano – CELAM.

 

Las fechas de presentación son las siguientes:

 

–              Cochabamba el 19 de octubre de horas 19:00 a 21:00 en el auditorio de la UCB. Como ante sala brindará un diagnóstico de la realidad nacional la Dra. Rebeca Delgado.

–              La Paz el 20 de octubre de horas 9:00 a 12:00 en el auditorio de la UCB –  La Paz. Como ante sala brindará un diagnóstico de la realidad nacional el Dr. Francisco Zarati, Lic. José Baldivia y Mgr. Raúl Velasquez..

–              Santa Cruz  el 20 de octubre de horas 19:00 a 21:00 en los predios del colegio de abogados.

 

De acuerdo al artículo N° 1, de los Estatutos del  Consejo  Boliviano  de    Laicos,  esta es una asociación privada de fieles cristianos católicos (Apostolicam Actuositatem 18) con representatividad en el Estado Plurinacional de Bolivia. Es por su naturaleza  una asociación sin fines de lucro.

 

Desde la Asamblea Nacional de Laicos del 2016, el CBL tiene el mandato de ser parte activa de lo que significa recuperar espacios dentro de lo público. Pero para ello necesitamos con urgencia formación en aspectos sociales conforme a la Doctrina Social de la Iglesia. Y es allí donde la presencia de la Dra. Emilce Cuda, es invaluable para una organización que por años ha intentado separar su ser laico de su ser ciudadano.

 

Como laicos debemos comprometernos con la actividad política, esa que busca el bien común de la “polis”, porque ella es una de las formas en la que servimos a Dios y al prójimo. El Papa Francisco en reiteradas ocasiones nos pide trabajar incluso en la política. Pero al respecto también identifica las excusas que somos capaces de poner: “Alguno me dirá ‘pero no es fácil’. Tampoco es fácil llegar a ser sacerdote. No son cosas fáciles porque la vida no es fácil. La política es demasiado sucia pero yo me pregunto: ¿por qué es sucia? ¿Por qué los cristianos no se han involucrado con su espíritu evangélico?”

 

Se entiende por el nombre de laicos a: “todos los fieles cristianos, a excepción de los  miembros  que  han  recibido  un  orden  sagrado  y  los  que  están  en  estado religioso reconocido por la Iglesia, es decir, los fieles cristianos que, por estar incorporados a Cristo mediante el bautismo, constituidos en Pueblo de Dios y hechos partícipes a su manera de la función sacerdotal, profética y real de Jesucristo, ejercen, por su parte, la misión de todo el pueblo cristiano en la Iglesia y en el mundo”. (Lumen Gentium 31).