Destacadas

Domingo Mundial de las Misiones 2020 Bolivia

El Domund es una jornada anual en la que la Iglesia Católica promueve el espíritu misionero, se celebra en todo el mundo el penúltimo domingo de octubre; en este sentido la Iglesia Católica en Bolivia lo celebrará el domingo 18 de octubre, desde Obras Misionales Pontificias y la Conferencia Episcopal Boliviana invitan  a vivir esta jornada en un espíritu de comunión y solidaridad.

Spot de animación de esta Jornada especial ¡Feliz Domingo Mundial de las Misiones!

Un poco de historia

En febrero de 1926 se publicó la encíclica Rerum Ecclesiae, en la que el papa Pío XI reafirmó la importancia y urgencia de los objetivos misioneros programados al principio de su pontificado y manifestó su resolución de acortar las etapas para su realización. “La Iglesia -afirma en esta encíclica- no tiene otra razón de ser sino la de hacer partícipes a todas las personas de la redención salvadora, dilatando por todo el mundo el reino de Cristo”.El acrónimo Domund

En ese contexto, un rescripto de la Sagrada Congregación de Ritos, firmada por el Prefecto Cardenal Vicco, con fecha 14 de abril de 1926, fue el acta fundacional del Domingo Mundial de las Misiones.

El acrónimo Domund fue creado por Ángel Sagarminaga, primer director nacional de las Obras Misionales Pontificias de España en 1943.

 

Tiene seis grandes objetivos:

  • Oración ferviente al Señor para acelerar su reinado en el mundo.
  • Hacer comprender a todos los fieles el formidable problema misionero.
  • Estimular el fervor misionero de los sacerdotes y de los fieles.
  • Dar a conocer mejor la Obra de la Propagación de la Fe.
  • Solicitar la ayuda económica en favor de las misiones.
  • Dar despensa a los necesitados

Mensaje del Director Nacional de las OMP Bolivia

Queridos Misioneros:
Demos gracias a Dios por el regalo de la vocación Misionera, la coyuntura que nos ha tocado vivir por la Pandemia nos lleva hoy a replantear nuestro modo de animar la Jornada Mundial de las Misiones en este año 2020.

Todos sabemos que la realidad mundial nos está cambiando la vida, el modo de relacionarnos unos a otros, sin embargo la Misión continúa. Como año tras año nuestro material ha sido elaborado con cariño por los directores Diocesanos y el equipo nacional tomando en cuenta nuestro contexto complejo.

Mantenemos como metodología la Escuela con Jesús, por ello nuestro tema: ¡Aquí estoy, envíame! será profundizado en Cuatro encuentros:

  • Catequesis Misionera: “Mi alimento es hacer la voluntad del que me envió”
  • Espiritualidad Misionera: “Señor, escucho tu voz, quiero hacer tu voluntad”
  • Proyección Misionera: “Aquí estoy Señor, envíame”
  • Vida de Grupo: “Celebremos la alegría de ser misioneros”

El lema: ¿A quién enviaré? ¡Aquí estoy, envíame! Tiene como texto inspirador a Is 6, 8. Ayudándonos a resituar la misión desde el propio contexto y realidad. Por ello el misionero debe estar preparado para responder con eficacia y calidad desde su encuentro personal con el Dios de la Vida.

Sólo entonces tendrá el coraje y la disponibilidad para ser y sentirse enviado ¡Aquí estoy, envíame!. El misionero ha de tener la valentía de seguir rompiendo fronteras, porque la alegría del evangelio debe llegar a cada hogar, a cada hermano y hermana.

Sugerimos que este material para los distintos encuentros, se pueda utilizar y realizar de forma creativa según la realidad de cada Iglesia local, será muy importante la implicación de y en cada familia, para lo cual los Animadores Misioneros les deben enviar a través de las distintas redes sociales, vía digital e impreso si es posible.

Es muy importante contar con un animador, ojalá los padres de familia ayuden a los pequeños y adolescentes a vivir el mes misionero desde la familia. Van los cuatro encuentros y anexos.

Agradezco al Señor la misión que se me ha confiado como Director de las Obras Misionales Pontificias, les ruego recen por este envío misionero, para que juntos hagamos posible el sueño de ser una IGLESIA MISIONERA, SOLIDARIA y siempre dispuesta a llevar el Evangelio a todos los rincones del mundo entero.

Nada puede desanimarnos, al contrario confiemos en Dios, en María nuestra Madre y todos los santos misioneros, entre los cuales ya está nuestro amigo y hermano Mons. Eugenio.

Dios los bendiga.
Mons. Waldo Rubén Barrionuevo Ramírez
Vicario Apostólico de Reyes
Director Nacional de las OMP Bolivia

Fuente: www.boliviamisionera.com