Análisis

Alexander Terrazas: “Dejen que el Presidente se ‘vaya’ del Gobierno”

El viernes 2 de septiembre del año en curso en la ciudad de Cobija (Pando), el presidente Evo Morales afirmó que concluirá su gestión en 2020 y dejará la presidencia del Estado, toda vez que el referéndum del 21 de febrero cerró la posibilidad de una nueva repostulación.

“Yo le dije varias veces: no estoy en campaña, por supuesto. Ustedes me han dicho váyase; me voy a ir en enero de 2020”, expresó públicamente durante el acto de  inauguración de la Cumbre Productiva y Agropecuaria y sus declaraciones fueron registradas y amplificadas por los medios de comunicación del país y del mundo.

Sin embargo, las reacciones de sus adeptos y de aquellos que quieren ocupar un lugar privilegiado en el Poder no se hicieron esperar. Por ejemplo, el ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, manifestó su deseo de que Evo Morales se quede hasta 2030, porque a su juicio es más que el jugador Lionel Messi, a quien el Barcelona le ofreció un contrato de por vida.

Esta odiosa comparación entre un jugador de fútbol y un Presidente de Estado también fue apoyada por el ejecutivo de la Central Obrera Departamental (COD) de Santa Cruz, Rolando Borda. De hecho, Borda, comparó a Evo con Messi, porque el futbolista era criticado en su país; pero, cuando dijo que se iba de la selección Argentina, le pidieron que se quedara. Sostuvo que en Bolivia pasará lo mismo y a Morales le pedirán que se mantenga gobernando.

Esa misma línea política como si se tratara de un libreto a seguir entre las autoridades. El canciller David Choquehuanca, afirmó que no depende del Presidente Morales, dejar o no el Gobierno en 2020 sino del pueblo. “No depende del presidente Morales si se va o no se va. Depende del pueblo. ¿Por ahí, el pueblo le pide que se quede? El presidente lo ha dicho, pero eso no está en manos del presidente”, subrayó Choquehuanca.

A este pedido de las autoridades se ha sumado la dirigencia de la Confederación Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB) y de las Bartolinas, organizaciones campesinas leales a Evo. Estos sectores dejaron en claro que serán ‘las organizaciones sociales’ las que decidirán su futuro y no el propio Presidente.

Sin pecar de ingenuos, recordemos que el 21 de febrero pasado la mayoría de los bolivianos, vale decir el 51% rechazó la intención de Evo Morales de buscar la candidatura para el período presidencial 2020-2025. Ahora, que Morales sea habilitado para candidatear de nuevo, tendría que modificarse el texto constitucional que prohíbe una segunda reelección consecutiva para el Presidente.   

 

Desde esta columna exigimos a los ‘leales’ del presidente Evo Morales que se respeten los resultados del Referéndum y la Constitución Política del Estado y sus leyes. En otras palabras, pedimos por el bien común que dejen que se vaya Morales en 2020 del Gobierno como el mismo lo ha dicho, que haya alternancia en el Poder,  que surjan otros liderazgos, del mismo Movimiento Al Socialismo o de la oposición.