Sucre

Defensorías de niños ven limitaciones en albergues

Niños abandonados y niños infractores juntos. El hacinamiento que hay en los escasos centros de acogida de Sucre dificulta el trabajo de las Defensorías de la Niñez y Adolescencia dependientes del Gobierno Municipal que tienen que juntar a ambos tipos de niños, según ellas mismas.
Los centros Guadalupe y Solidaridad son hogares destinados a niñas y niños infractores; sin embargo, ante la ausencia de otros centros, los niños abandonados tienen que ser acogidos en estos lugares, a decir de los responsables de las Defensorías.
En los últimos años no se ha hecho una ampliación en los hogares y tampoco la construcción de un nuevo centro destinado sobre todo a los niños abandonados.
“Hay muchos inconvenientes con los centros de acogida ya que no tienen la cobertura porque no hay mucho espacio y estamos siendo limitados en los ingresos que hacemos en la Defensoría”, manifestó la coordinadora de las Defensorías de la Niñez y Adolescencia de la Alcaldía, Lourdes Fernández.
“Necesitamos que haya una ampliación, que se haga nuevas infraestructuras con diferentes pabellones, por ejemplo, un sector para niños abandonados, otro para niños infractores y de acuerdo a las edades”, dijo Fernández.
Al estar acogidos en un mismo sitio niños infractores y abandonados, estos últimos corren el riesgo de sufrir traumas psicológicos y en el futuro, seguir la influencia de los infractores, dijo.
“Ahí nos damos cuenta que no podemos mezclar víctimas con infractores porque los acogimientos que se hacen a las víctimas necesitan un tratamiento especial”, dijo la Coordinadora.

SU RESPONSABLE PIDE MÁS CENTROS

Niños abandonados y niños infractores juntos. El hacinamiento que hay en los escasos centros de acogida de Sucre dificulta el trabajo de las Defensorías de la Niñez y Adolescencia dependientes del Gobierno Municipal que tienen que juntar a ambos tipos de niños, según ellas mismas.

Los centros Guadalupe y Solidaridad son hogares destinados a niñas y niños infractores; sin embargo, ante la ausencia de otros centros, los niños abandonados tienen que ser acogidos en estos lugares, a decir de los responsables de las Defensorías.

En los últimos años no se ha hecho una ampliación en los hogares y tampoco la construcción de un nuevo centro destinado sobre todo a los niños abandonados.

“Hay muchos inconvenientes con los centros de acogida ya que no tienen la cobertura porque no hay mucho espacio y estamos siendo limitados en los ingresos que hacemos en la Defensoría”, manifestó la coordinadora de las Defensorías de la Niñez y Adolescencia de la Alcaldía, Lourdes Fernández.

“Necesitamos que haya una ampliación, que se haga nuevas infraestructuras con diferentes pabellones, por ejemplo, un sector para niños abandonados, otro para niños infractores y de acuerdo a las edades”, dijo Fernández.

Al estar acogidos en un mismo sitio niños infractores y abandonados, estos últimos corren el riesgo de sufrir traumas psicológicos y en el futuro, seguir la influencia de los infractores, dijo.

“Ahí nos damos cuenta que no podemos mezclar víctimas con infractores porque los acogimientos que se hacen a las víctimas necesitan un tratamiento especial”, dijo la Coordinadora.