Beni

Cursillo para animadores de las comunidades campesinas e indígenas de la iglesia beniana

En los ambientes del Equipo Pastoral Rural (EPARU) durante varios días se desarrolló el cursillo para animadores religiosos de las comunidades campesinas e indígenas que son atendidas por la iglesia beniana a través del acompañamiento de las hermanas vicentinas Maritza García y Geralda.

Alrededor de setenta animadores religiosos y religiosas salieron fortalecidos en dicho cursillo que fue clausurado este martes16 de diciembre con una eucaristía presidida por monseñor Julio María Elías, quien los instó a continuar su labor misionera anunciando la palabra de Dios y viviendo en unidad con las familias de sus comunidades.
Uno de los objetivos del cursillo fue la preparación para celebrar la navidad en las comunidades donde no habrá la presencia de sacerdotes en todo un Beni donde el vicariato tiene responsabilidad en seis provincias y actualmente solo cuenta con 23 sacerdotes. “Ellos son los que hacen posible que la comunidad viva el nacimiento del hijo de Dios, hijo de María el que nos trae la paz, el que hace posible que compartamos en familia y vivamos realmente como hermanos, yo estoy feliz de clausurar este cursillo porque además han estado viendo el evangelio de San Marco lo que les va a ayudar los domingos donde ellos puedan animar a la comunidad para ir viendo que es lo que quiere decir Jesús en ese momento en que está haciendo el milagro, o está anunciando la buena nueva”, manifestó Mons. Julio María.

Serafín Moye Jou animador religioso de la comunidad Bella Selva dijo que ellos cumplen una labor importante en sus comunidades. “somos animadores y misioneros que llevamos varios años esta misión, somos los que preparamos las celebraciones y festividades religiosas con nuestras costumbres y tradiciones” afirmó Moye. Quien además expresó que uno de los desafíos que hoy tiene la iglesia beniana es promover nuevas vocaciones sacerdotales que hace tanta falta.

por  Romy Suárez A. para Iglesia Viva,