Internacional

Costarricense detalla milagro atribuido a beato Juan Pablo

(Santo Domingo /  República Dominican) Después que los médicos le dijeron a Floribeth Mora Díaz que su aneurisma cerebral le dejaba días de vida ella se retiró a su hogar costarricense y le rezó al beato Juan Pablo II.

Mora dijo que desde su alcoba en un pequeño pueblo de la provincia Cartago de Costa Rica ella escuchó su voz: “¡Levántate! No temas”.

Ella se levantó de su cama, causando que su esposo le preguntara: “Mi amor, ¿qué estás haciendo aquí?”. Según la llorosa Mora recordó durante una conferencia de prensa del 5 de julio, ella le contestó a su esposo: “Me siento mejor”.

Es fue en mayo del 2011. Los médicos no pudieron explicar la rápida mejora y Mora se convirtió en el segundo milagro atribuido al beato Juan Pablo, quien murió en el 2005. El primer milagro fue una monja francesa curada de la enfermedad de Parkinson ese mismo año.

El 5 de julio el papa Francisco firmó el decreto permitiendo la canonización del beato Juan Pablo y el beato Juan XXIII.

Más tarde ese día Mora se dirigió a la prensa desde la capital costarricense, San José. Con un retrato del beato Juan Pablo colgado detrás de ella, Mora le dijo a los reporteros que había enfrentado muerte inminente.

Ella comenzó a sufrir de intensa jaqueca en abril del 2011 y fue diagnosticada con aneurisma. Su vida peligraba, dijo su médico, el Dr. Alejandro Vargas, después de la conferencia de prensa. La familia de Mora había montado un altar al beato Juan Pablo y ella había recibido como regalo una revista con la fotografía de él en la portada.

Mora dijo que mientras miraba fijamente la fotografía el beato Juan Pablo comenzó a hablarle.

“Estaba sorprendida. Seguía mirando la revista. Dije: ‘Sí, Señor’, y me levanté”, ella dijo a una televisora mexicana durante una entrevista.