Santa Cruz

Convocatoria. Iglesia Católica en Santa Cruz se une al Papa Francisco para orar por la paz, este sabado.

Acogiendo la invitación de nuestro querido Papa Francisco, la Iglesia Católica en Santa Cruz se une para celebrar una “jornada de ayuno y de oración por la paz en Siria, en Oriente Medio, y en el mundo entero”.

El Papa nos ha dicho en voz alta: “no es la cultura del enfrentamiento, la cultura del conflicto la que construye la convivencia en los pueblos y entre los pueblos, sino la cultura del encuentro, la cultura del diálogo: éste es el único camino hacia la paz”.

¡La humanidad tiene necesidad de ver gestos de paz y de escuchar palabras de esperanza y de paz! Por eso, como hombres y mujeres de paz queremos vivir junto a nuestro Pastor el Papa Francisco  esta jornada de manera especial. Invitamos  a todos los fieles en Santa Cruz, a nuestras parroquias, vicarías, comisiones pastorales, grupos de oración, pastoral juvenil,  movimientos apostólicos, agentes de pastoral y a todas las personas de buena voluntad a llegar este sábado 7 de septiembre a la Catedral de Santa Cruz para celebrar juntos esta jornada desde las 16:00 horas bajo el siguiente programa:

    De 16:00 a 19:30    Encuentro de oración por la Paz, en la Catedral.
    A las 19:30   Celebración Eucarística por la Paz, Preside Monseñor Sergio Gualberti, Arzobispo de Santa Cruz.
    20:30 Festival musical por las vocaciones y la paz, en la manzana uno.

Sabemos que el mismo Papa Francisco  encabezará una vigilia de oración en la Plaza de San Pedro, desde las 19.00 y hasta las 24.00 (hora de Roma)

Nosotros desde Santa Cruz nos uniremos a él y a toda la Iglesia en oración y en espíritu de penitencia para invocar de Dios este gran don para la amada nación siria y para todas las situaciones de conflicto y de violencia en el mundo, también en nuestro país.

Nos unimos a la voz del Papa Francisco que ha dicho con fuerza: ¡queremos un mundo de paz, queremos ser hombres y mujeres de paz, queremos que en nuestra sociedad, destrozada por divisiones y por conflictos, estalle la paz; nunca más la guerra! ¡Nunca más la guerra! La paz es un don demasiado precioso, que debe ser promovido y tutelado.

Todos estamos convocados.

A nombre de Monseñor Sergio Gualberti, Arzobispo de Santa Cruz: