Santa Cruz

Consejo Presbiteral cruceño se prepara para vivir el Jubileo de la Misericordia

El Jubileo de la Misericordia comenzará a vivirse en todo el mundo el próximo 8 de diciembre cuando el Santo Padre Francisco, en Roma, abra la Puerta Santa. En la Arquidiócesis de Santa Cruz, con una celebración especial, Monseñor Sergio Gualberti junto a todo el presbiterio, abrirá la Puerta Santa en la Catedral Metropolitana el domingo 13 de diciembre.

Por esta razón, uno de los temas centrales en la sesión del Consejo Presbiteral realizado esta semana en Santa Cruz fue el Jubileo a través del estudio de la bula “el rostro de la misericordia” con la que el Santo Padre convocó al Jubileo de la Misericordia. Fue el propio Monseñor Sergio el que se encargó de esta presentación.

El padre Acisclo, vicario de la Parroquia San Pedro y San Pablo, dice “En primer lugar como presbiterio de Santa Cruz nos sentimos llamados a dar gracias a Dios Padre por su gran misericordia. En segundo lugar queremos también agradecer al Santo Padre Francisco por haber convocado al Jubileo de la Misericordia, a través de esa bula preciosísima “el rostro de la misericordia”.

El sacerdote explica que lo que quiere la Iglesia cruceña y lo que quiere nuestro Arzobispo junto a su presbiterio “es que pongamos en práctica esta “misericordia divina” para que sea ejercida como Cristo, lleno de misericordia para todo el mundo. Especialmente en este tiempo y en nuestro pueblo lleno de sufrimiento y necesidades”.

La puerta Santa Abre el Jubileo de la Misericordia:

Está previsto que el 8 de diciembre el Santo Padre Francisco abra la Puerta Santa en Roma, inaugurando el Jubileo de la Misericordia.
En la Arquidiócesis de Santa Cruz con una celebración especial, Monseñor Sergio Gualberti junto a todo el presbiterio, abrirá la Puerta Santa en la Catedral Metropolitana el domingo 13 de diciembre.

Dedicar más tiempo para la misericordia en la Eucaristía y la reconciliación

El Padre Acisclo, vicario parroquial en la parroquia San Pedro y San Pablo, comenta que en lo personal, se siente llamado a vivir este año de la misericordia dedicando más tiempo para confesar a los penitentes.

“Quiero vivir el Jubileo de la Misericordia a través de la eucaristía y del sacramento de la reconciliación. Dedicar más tiempo a la misericordia a través del sacramento de la reconciliación (confesión) y a la eucaristía para animar a todos a venir a alimentarse de Cristo, lleno de la misericordia del Señor” exclama.