Destacadas

CONFERENCIA EPISCOPAL BOLIVIANA EXPRESA PESAR POR MUERTOS EN YAPACANÍ

Los Obispos remarcan  que la confrontación violenta y la instrumentalización de los movimientos sociales son medios ilícitos y no conducen a la liberación de los pobres. (Cf. Carta Pastoral N° 98)

En conferencia de prensa la mañana de hoy viernes 13 de enero los Obispos de Bolivia expresaron su pesar por los hechos sucedidos en el municipio de Yapaní. Participaron de la lectura del comunicado Mons. Oscar Aparicio, Secretario general de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), Mons. Eugenio Scarpellini, secretario adjunto de la CEB y Mons. Tito Solari, Arzobispo de Cochabamba.

ENTENDIMIENTO Y RESPETO A LA VIDA
COMUNICADO DE LA CEB

“No hagan nada por rivalidad o vana gloria, y que la humildad los lleve a estimar a los otros como superiores a ustedes mismos” (Filipenses 2, 3)

Ante los últimos acontecimientos registrados en la localidad de Yapacani, la Conferencia Episcopal Boliviana expresa su hondo pesar por la muerte de tres personas y los muchos heridos como saldo de un enfrentamiento entre efectivos de la fuerza policial y los sectores movilizados en la disputa por el municipio de esta población, dejando además un estado de temor e incertidumbre entre los pobladores.

Los Obispos lamentamos profundamente estos hechos, denunciamos el enfrentamiento entre hermanos y el uso desmedido de la fuerza pública. Ningún interés, por legítimo que se considere, justifica la pérdida de vidas humanas.

A la luz del Evangelio y la doctrina social insistimos en que el único recurso válido para la solución de los problemas es el diálogo sincero y responsable en el respeto a la dignidad de la persona y a la sacralidad de la vida humana. Por eso condenamos toda acción que alienta la desconfianza, la descalificación mutua y la intolerancia entre diversos sectores de la sociedad.

Como expresamos en un comunicado anterior “La violencia y la muerte no son solución a los problemas del hombre. Es necesario considerar que sólo la racionalidad en las acciones humanas permitirá una sociedad en paz y amor” (Comunicado de la CEB del 22 de septiembre de 2010). Asimismo reiteramos la denuncia de nuestra última Carta Pastoral “Los católicos en la Bolivia de hoy” cuando aseguramos que la confrontación violenta y la instrumentalización de los movimientos sociales son medios ilícitos y no conducen a la liberación de los pobres. (Cf. Carta Pastoral N° 98)

Estos acontecimientos deben merecer, por parte de las instancias correspondientes, una investigación imparcial, la identificación de los responsables y las sanciones más justas.

A tiempo de solidarizarnos con los familiares de las víctimas y de elevar nuestras oraciones al Señor de la Vida por el eterno descanso de los fallecidos y la pronta recuperación de los heridos, exhortamos a las partes involucradas y autoridades nacionales a retomar el camino del diálogo, a fin de asegurar a este municipio, en el plazo más breve posible, el estado de derecho que le garantice una pacífica convivencia.

Secretaría General de la
Conferencia Episcopal Boliviana
Cochabamba, 13 de enero de 2012