Cochabamba

Clero Cochabambino arropa a su nuevo obispo auxiliar y le pide caminar junto a ellos

Presentamos a continuación las palabras que el sacerdote Fernando Carrillo, representante del Clero de Cochabamba, ha dirigido al flamante obispo auxiliar de Cochabamba, Mons. Iván Vargas, el día de su consagración episcopal.

Estas palabras vertidas al finalizar la ceremonia en la Catedral del Cochabamba, el pasado 8 de septiembre, fueron acompañadas de un maletín y una tarjeta con la firma de los sacerdotes que ejercen su ministerio en la iglesia local de Cochabamba.

Transcripción de Infodecom.-

“Mons. Iván, camina y edifica con tu maletín en bandolera”

El Clero de Cochabamba, unido a esta asamblea presencial y virtual, hace suyas las palabras del apóstol Pablo: “Bendito sea Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo que nos ha colmado de bendición…” en tu “sí” al Ministerio Episcopal y brillo radiante como el sol de septiembre en Cochabamba.

Después del “Tata Granado” (Mons. Francisco María de Granado), de Mons. Luis Rodríguez Pardo, Mons. Abel Costas y Mons. Luis Sainz, y ahora en el día de la Natividad de la Santísima Virgen María naces como Obispo Auxiliar “Kochalo” para Kochapampa (pampas con charcos de agua).

Obispo Kochalo, “camina” con tu maletín en bandolera por los caminos planos, laderas y espinados de este Valle hablando del Señor. No lo harás solo, Aquel que te eligió irá delante de ti y tus hermanos sacerdotes caminaremos contigo. Mientras estás en el camino, Iglesia en salida, llegarás a los parroquias, nos visitarás, verás nuestros rostros de fatigas por la pastoral pero también veras nuestros ojos brillar por la alegría de servir; te compartiremos nuestra comida y así cuidaremos de tu “pancita”, característica del cochabambino de buen comer y compartir. Como compromiso estaremos en tu maletín de bandolera con nuestras rúbricas aquí.

“Michij tata” (obispo pastor), oqhariy Kay Iglesiata (edifica esta Iglesia), Cuerpo Místico de Cristo, junto al Arzobispo, tus hermanos sacerdotes y los fieles. Edificando y apreciando lo que ya se hizo, lo cual significa que veas tu propio camino. En tu maletín de bandolera están tus recuerdos y vivencias, así sabrás que fuiste elegido del redil del clero que camina juntos:  sinodalidad.

Estimado Mons. Iván, camina por las ciudades, pueblos y campos hablando de la vida, fraternidad, reconciliación, esperanza… y con tu entrega como buen pastor edifica la Iglesia de Cristo.

¡Tus hermanos sacerdotes!