Santa Cruz

Catequistas reflexionan en retiro espiritual arquidiocesano de San Ramón

El 7 y 8 de febrero en la Localidad de San Ramón se llevó adelante el Retiro Espiritual Arquidiocesano de Catequistas.

En la celebración Eucarística de inauguración, el Padre habló en el Evangelio de la Pesca Milagrosa, “Nos daremos cuenta que todos los milagros comienzan con la Fe y es la única condición que Dios pone para poder actuar, Ojalá que nosotros al igual que Pedro, creamos en el Señor, seamos humildes y obedezcamos su palabra, Catequista !Rema mar adentro y echa las redes para la pesca!, Y entonces veremos otro milagro en nuestra vida” Indicó.

Al finalizar la celebración el Padre, saludó a los catequistas y los animó a seguir su servicio.

Mediante la reflexión del Evangelio se introdujo el Tema: “Catequista, Testigo de la Misericordia de Dios” meditado por la Hna. Katerine Medina quién dijo: La fe se ha de transmitir con la palabra, pero, sobre todo, con el ejemplo, por eso el catequista debe configurar su vida y su persona conforme a aquello mismo que enseña y transmite, de manera que, aunque “maestro de la fe”, sea, por encima de todo, “testigo de la fe”

Por la tarde se vivenció la Vía Crucis de la Misericordia, se realizó el recorrido por el interior de la Iglesia de San Ramón, cada participante representó los pasos que dio Jesús en su camino al Calvario.

Se procedió con la Dinámica de Reflexión “Conociendo a Jesús” en Pareja buscaron diferentes tipos de texto bíblicos e identificaron el nombre, Padre, lugar de nacimiento, oficio, posición social, parientes de Jesús. Así también sus sentimientos humanos y los valores que nos enseña.

http://www.iglesiasantacruz.org/wp-content/uploads/2016/02/12743601_1248116445203603_908074810270279198_n.jpg 619w” sizes=”(max-width: 619px) 100vw, 619px” style=”margin: 0px auto 10px; padding: 0px; vertical-align: baseline; display: block;”>

Luego de la socialización dibujaron el Perfil de Jesús.

Después de la cena se proyectó la película “Tierra de María” se meditó de forma personal el mensaje y el Salmo que cada uno tenía en su material.

El segundo día se empezó con el Rosario de la Aurora por las calles de San Ramón junto a la imagen de Nuestra Madre la Virgen María se meditó los Misterios Gozosos del Santísimo Rosario.

Se vivenció un encuentro con el Señor de la Vida, en el momento de la Celebración Penitencial, el Padre Arturo confesó a los Catequistas.

Se celebró en torno a tres símbolos importantes: El Barro Que nos recuerda la ceniza, El Polvo con el cuál iniciamos la Cuaresma, el camino que nos conduce a la Pascua y el Símbolo del Grano de Trigo, una vez lavados, perdonados nuestros pecados, somos invitados a la conversión, a transformar nuestra vida. Indicó la Coordinadora de la Comisión de Catequesis.