Internacional

Carta del Papa: 40 aniversario del Servicio Jesuita a Refugiados

Con motivo del 40 aniversario de la fundación del Servicio Jesuita a Refugiados (SJR), el Papa Francisco ha enviado una carta a Thomas H. Smolich, director Internacional del organismo de la Compañía de Jesús.

El 14 de noviembre de 1980 el padre jesuita Pedro Arrupe fundó el Servicio Jesuita a Refugiados (JRS por sus siglas en inglés). 40 años después este proyecto continúa promoviendo su ministerio de acompañar a refugiados de todo el mundo.

En su carta, el Santo Padre pide al padre Smolich que transmita “mis mejores deseos al personal del Centro Astalli aquí en Roma y a todo el personal y voluntarios del SJR en todo el mundo”.

Refugio y asistencia

“Mis pensamientos van especialmente dirigidos a tantos hombres, mujeres y niños que se dirigen al JRS para buscar refugio y asistencia. Sepan que el Papa está cerca de ellos y de sus familias y que los recuerda en sus oraciones”, se lee en el texto del Papa.

“Mientras renováis y profundizáis en vuestro compromiso de servir a las variadas y complejas necesidades de los refugiados y los desplazados, rezo para que todos vosotros seáis capaces de extraer el estímulo, la sabiduría de la visión y el ejemplo de su fundador”, prosigue.

Padre Arrupe

Francisco resalta también que “frente a los sufrimientos de los que huyeron de su tierra en busca de salvación por la guerra de Vietnam, el padre Arrupe convirtió su consternación en una atención profundamente práctica para su bienestar físico, psicológico y espiritual”.

“Este deseo íntimamente cristiano e ignaciano de cuidar el bienestar de todos aquellos que se encuentran en un estado de profunda desesperación ha inspirado y guiado el trabajo del JRS en estos 40 años, desde sus inicios con los Boat People (refugiados que huían en botes después de la guerra de Vietnam a principios de la década de 1980), hasta el día de hoy, con la pandemia del coronavirus que ha dejado claro que toda la familia humana está ‘en la misma barca’, enfrentando desafíos económicos y sociales sin precedentes”, añade.

Asimismo, en su carta, el Pontífice afirma que demasiadas personas en el mundo actual se ven obligadas a migrar, “a aferrarse a las embarcaciones precarias y gomones en un intento de buscar refugio de los virus de la injusticia, la violencia y la guerra”.

Extender “la mano de la amistad”

A la luz de estas “graves desigualdades”, el Obispo de Roma subraya que el JRS tiene un papel crucial que desempeñar “para hacer conocer y sensibilizar a la opinión pública sobre la realidad de los refugiados y los desplazados”.

“Su tarea vital es extender la mano de la amistad a los que están solos, separados de sus familias, o abandonados, acompañándolos y ampliando sus voces, y sobre todo asegurando que tengan la oportunidad de crecer a través de su educación y desarrollo. Su testimonio del amor de Dios en el servicio a los refugiados y migrantes es también fundamental para construir una cultura del encuentro que es la única que sienta las bases de una solidaridad genuina y duradera para el bien de la familia humana”, indica.

Por último, el Papa asegura que, mirando al futuro, confía en que ningún contratiempo o desafío, personal o institucional, “podrá distraer o desanimar la respuesta generosa del JRS, al urgente llamado a promover la cultura de la cercanía y del encuentro a través de la firme defensa de los derechos de quienes ustedes acompañan cada día”.

“Con estos sentimientos, renuevo mis más profundas felicitaciones por su trabajo, y les pido que me recuerden en sus oraciones. Confío a todos aquellos vinculados al apostolado del JRS, a la amorosa intercesión de María, Madre de la Esperanza y Consuelo de los Migrantes, y con gusto les imparto mi bendición apostólica como una promesa de alegría y paz en Cristo Nuestro Señor”, concluye.

Agradecimiento del Centro Astalli

El Centro Astalli ha agradecido las palabras del Santo Padre a través de una nota de su presidente, el padre Camillo Ripamonti:

“El Santo Padre nos llama una vez más a nuestras responsabilidades, a nuestra humanidad. La pandemia no debe distraernos de esto. La última de las víctimas de nuestra indiferencia es un niño de seis meses. Opongámonos a la lógica de Caín y exijamos a quienes desempeñan funciones institucionales que estén a la altura de la tarea que se les ha encomendado: garantizar el respeto de la dignidad y los derechos de todos los seres humanos», expresa el padre Ripamonti.

“Dejar morir, sin hacer nada, a quienes intentan alcanzar un lugar seguro en el mundo, es el fruto amargo de la lógica de la indiferencia y la cultura del descarte de la que nos advierte el Papa Francisco. Que los hombres y mujeres de todas las creencias reaccionen y detengan la carnicería”, apunta.

Finalmente, el jesuita afirma que celebrar 40 años, “es renovar nuestro compromiso diario al lado de los refugiados con la conciencia de que estamos al lado de los justos”.