Destacadas

CARDENAL TERRAZAS: LOS SANTOS Y NUESTROS DIFUNTOS HAN COMPRENDIDO LO IMPORTANTE QUE ES EL AMOR

Restar importancia a lo externo y priorizar la coherencia que debe reinar entre lo que creemos y lo que tenemos que hacer, es el mensaje que el Cardenal Julio Terrazas nos brinda para la Fiesta de todos los Santos que celebraremos este miércoles 2 de noviembre.

“…Los Santos y nuestros difuntos han comprendido que lo importante es el amor, que lo importante es hacer de este amor un gesto de servicio a los demás. Que lo importante en todo esto no es tanto las cosas externas, sino lo coherencia que debe reinar entre lo que creemos y lo que tenemos que hacer”, dijo el Prelado.

“…La Fiesta de todos los Santos, que no tenemos que olvidarla, porque a veces la enterramos y nos conformamos con estar solamente en el cementerio. La Fiesta de todos los Santos, esa es una constatación de que la palabra de Dios se ha hecho vida en miles y miles de hermanos, ellos son los que ahora cantan la gloria de Dios, ellos son los que están delante del Padre intercediendo por nosotros. Ellos son los que son presentados como modelos para los cristianos de todas las épocas, para nosotros  cristianos de hoy”, explicó.

El Prelado destacó que “…Y luego el recuerdo de nuestros difuntos, que moviliza a tanta gente que hacen que se muevan de un lado para otro, a fin de acercarse a los restos de sus queridos amigos, parientes o colaboradores. Es importante escuchar también, en ese día y para ese día la Palabra del Señor”.

El cardenal afirmó que tenemos que pedirles a los difuntos “…que cada día nos enseñen a ser mejores, que cada día nos enseñen a servir, a ser coherentes, a no dejarnos arrastrar por las vanidades que ostentan algunos y que convocan a todos a ser solamente gente de discurso y nunca de una obra adecuada”.

“…Nos ha recordado que todos somos hermanos y somos hermanos de todos los Santos, y allí esta lo que nosotros profesamos, creemos en la comunión de los Santos, estamos unidos también a ellos, pero estamos unidos justamente para hacer que el Reino del Señor se acerque cada vez más a todos, para que el Reino del Señor se haga patente, para que no hablemos del Reino de Dios sin sembrar la paz, la justicia y el amor, sin crear cada día un espíritu de familia cuyo padre va a ser nuestro Dios”, dijo.

“… Si reconocemos esto estaremos aportando a la búsqueda del país, a esa búsqueda de paz autentica y verdadera, a esa búsqueda que a veces se hace fiesta de fraternidad y luego se convierte en grupos de confrontación. A nosotros nos toca hablar de la paz, pero sobre todo a construir la paz, animar a los otros a todos los demás, hombres y mujeres de Buena Voluntad, que es importante, que es urgente hoy en el país, recobrar el signo de la paz verdadera, el signo de la fraternidad entre nosotros, el signo del compromiso para hacer de este país, un país en el que el Señor reine, el Señor de la Vida este presente, el Señor de la justicia nos anime a practicar todo lo que el Reino de Dios pide”, puntualizó.