Internacional

Cambio en el Reino Unido: la Iglesia Anglicana tendrá obispos mujeres

(Reino Unido) Las mujeres sacerdotes británicas de la Iglesia anglicana podrán ser obispos hacia fin de año. Por primera vez en la historia y en una votación donde los modernistas se impusieron a los tradicionalistas después de haber cambiado la mayoría necesaria, el Gran Sínodo reunido en la universidad de York aprobó ayer por la tarde la legislación que lo permitirá.

Con la presencia del arzobispo de Canterbury, Reverendo Justin Welby, y tras un profundo debate sobre un sensible tema que divide a la Iglesia que tiene a la reina como su jefa principal, las tres casas del Sínodo votaron con 37 obispos a favor y dos en contra; 162 sacerdotes a favor y 25 en contra, más 4 abstenciones. Pero en el voto decisivo se consiguieron 152 votos a favor, 45 en contra y 5 abstenciones.

El triunfo se obtuvo después de que fracasaran en noviembre pasado por sólo seis votos. Otra derrota hubiera sumergido a la iglesia en una profunda crisis. El silencio en que fueron anunciados los resultados por el arzobispo de York, doctor John Sentamu, que había pedido sensibilidad y contención, fue interrumpido con gritos y aplausos al conocerse la aprobación de las mujeres obispos.

El arzobispo de Canterbury utilizó toda su persuasión de ex banquero, su autoridad y su capacidad de mediación en tan espinoso debate para resolver eclesiásticamente las diferencias. Se mostró “encantado” con el resultado de la votación, pero prometió que “florecerán en la Iglesia los que no están de acuerdo”.

“Hoy se marca el comienzo de una gran aventura de mutuo florecimiento cuando continúa –en algunos casos– el desacuerdo. El desafío para nosotros será una Iglesia como un modelo de desacuerdo y continuar con nuestro amor por aquellos que no están de acuerdo en el territorio teológico”, dijo el arzobispo Welby, en un comunicado emitido por el palacio de Lambeth, sede de la iglesia anglicana en Gran Bretaña.

En su mediación, el arzobispo Welby estableció que las parroquias que impugnen a una mujer obispo tienen derecho a pedir por un sacerdote varón o llevar el caso a un arbitraje independiente. A él se sumó el premier David Cameron. Una de las amenazas del gobierno, si el Gran Sínodo no aprobaba la nominación de mujeres obispos, era que el Parlamento británico lo hiciera en nombre de la igualdad.

Veinte años atrás, la nominación de mujeres sacerdotes también conmovió a los anglicanos en Gran Bretaña. Un debate tan espinoso como el de la votación del Gran Sínodo dividió entonces a la iglesia anglicana y produjo un gran éxodo hacia la Iglesia católica, que incluso autorizó a reverendos anglicanos casados y con hijos a ejercer como sacerdotes católicos en Gran Bretaña tras el traspaso. Las mujeres consiguieron ser sacerdotes y hoy ellas, que lucharon hace dos decadas por ese posibilidad, serán las nuevas obispos anglicanas.

June Osborne, dean en Salisbury, fue una de ellas. Para June es “un día histórico”. “Pienso que es un cambio en nuestra sociedad y un paso hacia adelante en aceptar que las mujeres son real y verdaderamente iguales en autoridad espiritual, así como el liderazgo en la sociedad”, declaró a la BBC. La evangélica Sarah Finch, que representaba a Londres como miembro en el Sínodo, votó en contra. Cree que hombres y mujeres tienes roles diferentes a jugar en la Iglesia. “Si consideramos un salón de baile, los hombres y las mujeres tienen diferentes roles pero bailan juntos”, dijo. Susie Leafe, del grupo Reforma, argumentó que ella no quiere ver mujeres obispos. “Nosotros queremos una Iglesia que siga los principios bíblicos”, especificó.

“Los obispos sirven a los fieles y son hombres”, insistió.

Con este voto a favor de las mujeres, una mujer obispo podrá ordenar sacerdotes. Una función que muchos de los que se oponen a la reforma consideran teológicamente inaceptable. En realidad, en la Biblia no hay obispos, ni mujeres ni varones. Pero los conservadores evangélicos consideran que los Apóstoles eran todos hombres y que esa sucesión apostólica no puede ser quebrada por mujeres sacerdotes. Y otro detalle: esta nominación de mujeres sacerdores mina cualquier posibilidad de reconciliación entre la Iglesia católica y la anglicana para ellos.

A nivel mundial, hay actualmente 7.789 mujeres sacerdotes anglicanas. Las primeras mujeres obispos británicas podrían ser nominadas para la próxima Navidad. La amenaza sobre el Gran Sínodo era que, si no la aprobaban, la designación de mujeres obispos iba a ser tratada y apoyada por la Cámara de los Comunes y la Cámara de los Lores a alta velocidad hasta hacerla una ley ineludible.